Por Ulises Catriel Cuenca 

Mientras el eje de los debates debería tornar en cuanto al Presupuesto Nacional, desde Juntos y Todos no hay nombres de peso poniendo los pies sobre la tierra (imagen de archivo).

El Congreso Nacional se encuentra en eje por lo que viene sucediendo desde el Gobierno, ya que hay tirones de oreja, pedidos elocuentes y, mientras, en el medio acontece el hecho de que el presidente de Diputados, Sergio Massa, suena fuerte, de nuevo, como posible desembarco en el zarandeado gabinete de Alberto Fernández

Asimismo, en medio de todo ello, se deja de lado el hecho del debate por el Presupuesto, más aún por el silencio que ocurre desde Diputados. Julio Ferreyra, del Frente de Todos (FdT), expresó: «Veamos la forma de que al interior se le pueda dar una partida que se ajuste más a lo que originalmente era, porque se le fue quitando y, luego, aumentando al Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA)». 

El diputado sostuvo que «el subsidio al transporte no se va a poder eliminar» y, a su vez, consideró que «tenemos que ir buscando la forma de incorporar recursos generando empleo, evitando los gastos innecesarios». 

Por su parte, Carlos Zapata, del Bloque Ahora Patria de Salta, indicó que «en el mes de septiembre tenemos que empezar a ver algunos indicios de cuál es el contenido, la propuesta, del Poder Ejecutivo como Ley de Presupuesto» y aseguró que, en esa etapa, «cada una de las provincias presentaremos proyectos de resolución para que sean incluidos dentro del presupuesto una serie de obras que son necesarias en cada una de las jurisdicciones». 

Además, adelantó: «También empezaremos a conversar los diputados de distintas jurisdicciones, aún de partidos políticos diferentes, sobre los subsidios». «Desde el Interior en el tema de los subsidios y su distribución entre toda la nación, subsidios al transporte y de otro tipo, nosotros lo que reclamamos, le ponemos federalismo, pero el concepto básico es equidad», concluyó. 

En medio de las discusiones de peso, desde la oposición tan solo ponen el foco en las «semillas». Ya que, una decena de diputados emitieron un comunicado expresando la exigencia de que ese proyecto pase por el Congreso, y ahí sea debatido y aprobado, mientras que el tema hace años duerme la siesta en los alrededores del recinto. 

«Exigimos que cualquier decisión sustantiva relativa al uso de semillas y a los necesarios incentivos para el desarrollo de conocimiento aplicado a la producción, se adopte en el marco de una nueva Ley de Semillas debatida y aprobada por el Congreso de la nación» explicaron en el mismo los legisladores Ricardo Buryaile, Alejandro «Topo» Rodríguez, José Luis Espert, Carlos Gutiérrez, Ricardo López Murphy y Pablo Torello

¡Pónganse a trabajar! 

En las mesas políticas del FdT advierten que se encuentran ante una encrucijada histórica para el peronismo: el ajuste de las cuentas públicas terminaría de liquidar, bajo esa concepción, toda posibilidad de permanecer en el poder cuando concluya el mandato de Alberto Fernández. 

Las especulaciones están a la orden del día. A tal punto que la propia Confederación General del Trabajo (CGT) decidió enfilar la marcha prevista para el 17 de agosto hacia el Congreso Nacional. 

Los jerarcas sindicales declararon su interés por dejar allí un mensaje «a toda la dirigencia política», en la búsqueda de hacer copartícipe de la debacle económica a la oposición. Pero los que leen entrelíneas en la borrascosa interna del Partido Justicialista (PJ) afirman que habrá ese día un clamor dirigido a dos despachos específicos del parlamento: el que habita Cristina Fernández de Kirchner en el Senado y el que ocupa Sergio Massa en la Cámara de Diputados. 

Ambos, la vicepresidente y el titular de la Cámara baja, buscan desde hace un par de semanas apuntalar a Fernández con «la mesa de los 3», que se reúne en secreto en la Quinta de Olivos.  

Sin embargo, la incertidumbre que provoca la disparada del dólar blue genera un efecto no deseado de transferencia de poder que lima la base de sustentación del Presidente y direcciona las miradas (y los interrogantes) de los principales referentes del FdT hacia el Congreso. Aunque las señales políticas que surgen desde allí no terminan de ser congruentes con las necesidades del Ejecutivo. 

Desde todos los ámbitos, inundan de quejas hacia el oficialismo, más aún por parte del sector federalista y ortodoxo del peronismo, que haya mayor presencia oficialista en el Poder Legislativo. Ese mismo que puede ser abandonado por Massa.