Buenos Aires.- A las 17.30 hora local de la ciudad de Nara, Japón, se confirmó la muerte del ex primer ministro Shinzo Abe de 67 años luego de recibir dos tiros a las 11.30 y sufrir un paro cardiopulmonar. Según confirmaron medios internacionales el funcionario se desplomó en el acto con heridas en el cuello y la espalda, aunque en el hospital no habrían encontrado las balas.

Segundos antes del ataque, el ex primer ministro Shinzo Abe

Luego de cuatro horas y media tratando de salvarle la vida al exmandatario, el Hospital de la Universidad Médica dio a conocer en una rueda de prensa que había encontrado heridas en el lado derecho del cuello, que habrían sido las fatales. Además aseguraron que el equipo de médicos que lo recibieron y atendieron no habrían detectado signos vitales cuándo arribó al establecimiento.

El primero ministro de Japón, Fumio Kishida describió a Abe como un «amigo personal» y señaló que «recibí valiosos consejos y apoyo de Abe», al tiempo que calificó el ataque como un acto de brutalidad y aseguró que estaba «sin palabras». Manifestó su malestar y explicó que «mientras se llevan a cabo las elecciones que son la base de la democracia, se llevó a cabo una brutalidad furtiva que le quitó la vida al ex primer ministro Abe».

Quién era el funcionario asesinado en Japón

Shinzo Abe fue uno de los hombres que ocupó por más tiempo el cargo de primer ministro de Japón, era conocido por su política exterior y su estrategia económica denominada ‘Abenomics’. En 2006 se convirtió en el mandatario más joven del país asiático a la edad de 52 años, de todos modos al año siguiente renunció por una enfermedad crónica, colitis ulcerosa.

Foto de archivo 2019. Fuente: NA.

Abe regresó al poder en 2012 luego de haber superado la enferdad, sus dos gestiones se caracterizaron por políticas tendientes a revitalizar la economía japonesa, que se encontraba en una situación crítica tras el terremoto y tsunami que sufrió el país en la localidad de Tohuku en 2011. Ese hecho se cobró la vida de casi 20.000 personas y produjo el colapso de los reactores nucleares de Fukushima.

La política económica se fundamentaba en la expansión cuantitativa, estímulo fiscal y reformas estructurales, ya para 2017 la situación en Japón se había modificado pero aún se discute la eficacia de la política económica dado que en 2020 renunció a su cargo nuevamente producto de un nuevo malestar por su enfermedad crónica. De todos modos continuó siendo asesor político y de hecho, el día de su muerte estaba en un acto político en apoyo a la campaña de Kei Sato por el Partido Liberal Democrático (LDP).

Hijo de una dinastía política, fue nombrado por su padre, Shintaro Abe, quién fue ministro de Relaciones Extranjeras cómo secretario del Ministerio. Pero ya en 1993, Abe fue electo por primera vez para integrar el gabinete del primer ministro Junichiro Koizumi para el Parlamento, y en 2005 fue nombrado como Secretario en Jefe del Gabinete.

Pero aún, con la importancia política con la que contaba el exmandatario no se conocen las razones por las cuales se perpetró el acto. Según informaron medios locales, el atacante es un hombre de 41 años desempleado llamado Tetsuya Yamagami, que vive en Nara y los disparos los realizó con un arma casera de unos 40cm de largo y alrededor de 20 cm de alto.

Momento en el que es arrestado el hombre sospechado por realizar el ataque. Fuente: Reuters

Según trascendió se hicieron pericias en la casa del detenido, donde se encontraron armas del mismo tipo. Otro de los datos que se dieron a conocer es que el sospechoso habría estado trabajando para las Fuerzas de Autodefensa Marítica durante tres años, pero tampoco fue confirmado, dado que las declaraciones públicas habrían sido que coincide con los datos de un registro que tiene la institución.

Políticas de armas en Japón

En 2018 el país de 125 millones de habitantes, sólo reportó 9 muertes por armas de fuego, segun datos compilados por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Sydney. Mientras que, por ejemplo, Estados Unidos en la misma materia sufre de una tasa de 111 muertes por día en promedio, con una población de 329.5 millones.

Según las leyes japonesas, sólo pueden acceder a las pistolas personas que atraviesen un largo y complejo proceso para obtener una licencia. Los interesados deben asistir a una clase por día, aprobar un examen escrito y una prueba de tiro con una presición de al menos 95%, deben someterse a una evaluación de salud mental y a pruebas de drogas, una comprobación de antecedentes que incluyen: los penales, deudas personales, participación en el crimen organizado y relaciones con familiares y amigos.

Luego de obtenida el arma, debe registrarla ante la policía y proporcionar detalles sobre el lugar donde se guarda, que debe ser un en un objeto que cuente con espacio tanto para el arma como para las municiones. Pero eso no es todo, una vez al año debe debe ser inspeccionada por la policía y los propietarios deben volver a tomar la clase y hacer un examen cada tres años para renovar la licencia.