Buenos Aires.- La AFIP modificó los criterios aplicados a las compras on line en el exterior, con el fin de «fortalecer los controles sobre este tipo de operaciones de importación», que traducido significa restringir aún más esas operaciones ante la persistencia de la escasez de dólares en las reservas del Banco Central (BCRA). En concreto, bajó de US$3.000 a US$1.000 el tope por envío realizado a través de correo privado, según la Resolución General 5260/2022 publicada en el Boletín Oficial.

La medida impactará sobre las compras de productos en el extranjero cuyos envíos se realizan a través de couriers, es decir, correos privados. Explicó la AFIP que se decidió modificar los criterios debido a que “se detectaron irregularidades las cuales derivaron en denuncias infraccionales y/o penales”. Por tal motivo, se optó por adoptar medidas tendientes a fomentar el “resguardo de la renta fiscal”.

El Gobierno redujo de US$3.000 a US$1.000 el tope permitido por envío para compras online en el exterior.

A través de esa norma, el organismo estableció los lineamientos operativos aplicables a los envíos que ingresen a través del Régimen de Importación por Prestadores de Servicios Postales PSP/Courier, destinados a personas humanas o jurídicas, conformados por hasta tres unidades de la misma especie y que no presuman finalidad comercial, donde el peso total del envío sea de hasta 50 kilos y el valor de las mercaderías consignadas a un mismo destinatario no excedan los U$S1.000 por vuelo.

Además, dispuso que los prestadores podrán efectuar la solicitud de importación o de exportación para consumo en forma simplificada, siempre que:

  • El valor FOB de las mercaderías a exportarse no exceda los US$3.000 para cada remitente del envío.
  • El valor FOB de las mercaderías a importarse, consignadas a un mismo destinatario, no excedan los U$S1.000 por vuelo y el peso total del envío sea de hasta 50 kilogramos.
  • Para realizar compras on line, es necesario contar con determinados medios de pago, como tarjeta de crédito, sistema PayPal, Western Union, entre otros.  
  • Los productos que pueden comprar con esta modalidad son comestibles, prendas, juguetes, productos tecnológicos, objetos de decoración, entre otros, siempre que se trate de: mercadería para uso personal y no comercial y con las especificaciones de peso y precio ya consignadas.

En definitiva, mientras la mayoría de los países aprovechó positivamente que durante la pandemia creció esta modalidad de compras y buscó potenciarlas, las autoridades argentinas marchan en el sentido contrario y lo que potencian son las restricciones: suman más variantes al cepo.