Buenos Aires.- La semana pasada la Corte Suprema de Estados Unidos rechazó la apelación de la compañía Bayer para cerrar las demandas que alegan que el herbicida Roundup causa cáncer. La sentencia determinó que la químico-farmacéutica alemana deberá pagar 25 millones de dólares a Edwin Hardeman, un hombre que asegura que contrajo cáncer tras usar el herbicida durante 26 años.

Fuente: DW

La empresa compró Monsanto en 2018 a un valor de 63.000 millones de dólares y hasta la actualidad, lo que se pudo saber es que negoció 107.000 demandas sobre un total de 138.000, para evitar que llegaran a juicio. Según fuentes cercanas a los directivos, el intento por la farmacéutica por desmarcarse de las causas judiciales que acarrea el sector agropecuario es inmenso, pero no están logrando desprenderse de la situación.

Desde 1998 por lo menos, Monsanto promociona el pesticida como una de las mejoras del mercado, pero requiere que las plantaciones sean genéticamente modificadas para tolerarlo; es también conocido como el glifosato. Si bien al principio era poca la información con la que se contaba al respecto, se fue comprobando que el uso continuo es perjudicial para las personas, tanto así que hasta la propia Bayer luego de la compra aseguró que eliminaría el uso domiciliario a partir del 2023.

De todos modos, la organización Ecologistas en Acción asegura que, según estudios recogidos, el glifosato es absorbido por la tierra y genera que el resto del ecosistema se vea dañado, incluso al año de haber sido utilizado. «Mata a insectos beneficiosos tales como las avispas parasitarias, las mariquitas y otros, afecta a las lombrices de tierra y hongos beneficiosos, inhibe la fijación de nitrógeno, además de incrementar la vulnerabilidad de los cultivos a las enfermedades», sostiene la organización.

En 2015, el glifosato ya había sido considerado como posible agente cancerígeno por la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer de la Organización Mundial de la Salud. En 2018, Monsanto, ya en propiedad de Bayer, fue condenada en Estados Unidos puesto que el Roundup fue encontrado como elemento sustancial para producir cáncer: según trascendió, la empresa sería considerada culpable de ocultar la peligrosidad de ese elemento y en 2019 debió afrontar otras dos causas más.