Hoy Argentina es uno de los referentes mundiales del Trap, una movida musical que es definida como una expresión de repudio de los jóvenes a lo que ocurre hoy en día. Nació en el 2012 en Parque Rivadavia, Caballito con el Quinto Escalón como un fenómeno internacional de la música, que empezó con 10 chicos y generó tal expansión que la Ciudad de Buenos Aires intervino para poner un escenario y un presentador oficial.

Similar a otros momentos de la historia de la música, como en Estados Unidos pasó con el Rap, en 2005 se comenzó con una competencia a nivel mundial organizada por Red Bull, que tomaría por nombre el de la marca con el agregado de «la Batalla de los gallos». Ese primer año, un argentino se llevó el triunfo fue Frescolate un sanjuanino, luego lo ganó Dtoke, posteriormente Wos y Trueno, referentes nacionales del ritmo.

En el comienzo del estilo, en realidad se trataba de una competencia de improvisaciones sin composición previa o freestyle, un desafío bastante grande de lograr, rapear mientras se responde a una increpación también improvisada sin recurrir a la violencia. La literatura que oculta el formato de las nuevas canciones, a veces trasgrede lo sutil y se unde en lo burdo, pero los jóvenes que hoy atraviesan los 20 años y triúnfan en este estilo musical, logran vencer una gran barrera lingüística.

Con las entradas agotadas, el cantante Wos tocará en el Estadio Diego Armando Maradona

En el país, además del antes y después que dejó la competencia, el Duki se convertió en uno de los principales organizadores del nuevo ritmo, junto con dos artistas más YSY A y Neo Pistea y crearon Modo Diablo, similar a una producta en la que alquilaban una casa a componer. La primera obra que salió de esas paredes fue «Hello Cotto», en dónde se implementa la herramienta autotune de manera exagerada para modificar la voz, que hoy tiene 133,643,555 vistas en YouTube.

Duki es uno de los pocos artistas que lograron llenar el estadio Velez Sarfield, tan sólo 15 argentinos pudieron completar la capacidad del predio, y éste músico va por su tercero. Con 24 años, descubrió el potencial de Nicky Nicole que hoy también es artista internacional y llegó a participar de un programa del humorista y presentador estadounidense Jimmy Fallon.

Duki, agotó en horas nada más la entradas para sus shows en el estadio Velez Sarfield el 6 y 7 de octubre.

Otra paradoja de ésta irrupción de la juventud en el mundo artístico, es que los artistas son buscados por las productoras y no, por a la inversa, que es algo que es lo que pasaba habitualmente. Con YouTube y TikTok los artistas llegan primero al público en general y luego son convocados por empresas que buscan tenerlos como referentes.

Tal caso es el de Bizarrap y Paulo Londra, músicos que empezaron su carrera hace algunos años subiendo viedos y participando de las competencias locales de rap, para luego terminar siendo de los primeros en la lista de más escuchados en Spotify. El primero es productor y compositor, que formó parte de la última canción de Residente en la que le hizo la base de la música, también está el caso de Trueno que realizó un tema con Victor Heredia haciendo una lectura social, la misma Nicky Nicole hace un duo con No te va a Gustar sobre violencia de género.

Comparado con la fractura generacional entre el tango y el rock nacional, el trap en el país llegó para dar esa transformación cultural en la que los jóvenes buscan dar a conocer sus gustos, prioridades, críticas sociales y análisis de la realidad. «Peridó las ganas y está sola, noches con sangre en la boca por la culpa de un idiota» canta Tiago otro trapero que llegó desde el conurbano hablando de la violencia de género que sufrió su mamá cuando era chico.

El tema Sola de Tiago tiene 88,658,949 vistas en YouTube y se estrenó el 17 julio 2020

Desde una base músicar disruptiva hasta letras que muestran la lectura social que hacen los jóvenes que se encuentran sin representaciones de lo que tienen para decir y buscan en la música poner en palabras todo lo que les pasa. A tan solo 24 años varios de los artistas tienen historias realmente complejas que hicieron que sus infancias fueran realmente duras de sobrellevar, pero que gracias a las redes sociales encuentran un nicho para expresarse y compartir con otros pares lo que les ocurre.