Por Juan Manuel Negri (*)

Buenos Aires.- En cuestión de meses la crisis económica, las internas en el Gobierno y la falta de reacción política frustraron las incursiones de los dos secretarios administrativos del Senado bonaerense en el equipo económico. ¿Feletti y Di Bella inauguraron una nueva “maldición” en la provincia de Buenos Aires?

Las idas y vueltas del gobierno

En apenas unos meses la crisis económica, las internas en el Gobierno y la falta de reacción política del Frente de Todos, echaron por la borda los planes de los últimos dos secretarios administrativos del Senado, Roberto Feletti y Martín Di Bella, que, en medio de la turbulencia, armaron sus valijas, dejaron sus despachos en La Plata y se mudaron al Ministerio de Economía nacional.

Feletti y Di Bella, dos de los hombres que desde el comienzo de la gestión de Verónica Magario, junto a Juan Manuel Pignocco, formaron parte de la administración de los recursos de la Cámara alta, una de las cajas más importantes de la provincia de Buenos Aires, fueron víctimas de la trituradora en que se convirtió el Palacio de Hacienda por la falta de rumbo del oficialismo.

Hace apenas algunas horas el efímero equipo que armó Silvina Batakis puso a disposición su renuncia, entre las que se encuentran la del economista Martín Pollera como secretario de Comercio Interior, la de Martín Di Bella como secretario de Hacienda nacional,la de Juan Manuel Pignocco como jefe de Gabinete de asesores del Ministerio, y además las de Karina Angeletti, Ramiro Ordoqui y José Ballesteros.

Di Bella, que ofició de secretario administrativo del Senado durante los siete meses que Feletti ocupó el sillón de Comercio Interior, y el exsenador bonaerense Pignocco, duraron apenas unos veinte días en el cargo. Hace algunas semanas, en la sesión previa al receso invernal, la Cámara alta votó la renuncia de Di Bella.

Por estas horas, posiblemente Di Bella y Pignocco puedan encontrar destino en el Banco Nación a donde recalará Batakis, que se mostró “abatida” tras enterarse aún en Washington DC., cuando el demorado vuelo para regresar a la Argentina, que sería reemplazada por el “superministroSergio Massa. No es para menos, la llegada y la salida de la “griega”, fueron abruptas, desprolijas e improvisadas.

La falta de reacción del Frente de Todos para acordar el desembarco del tigrense y el relanzamiento del Gabinete nacional, movimiento que se configura como la última carta para tratar de enderezar la crisis económica y seguir en la carrera electoral 2023, se llevó puesta a Batakis, y en el terreno del Senado a Di Bella, Pignocco, y también a Feletti.

A mediados de mayo con margen de maniobra acotado producto de la interna de la coalición oficialista por los principales resortes de la economía, Feletti pegó el portazo tras siete meses como secretario de Comercio Interior. “Discrepancias sobre el sendero trazado y sobre las herramientas económicas me llevan a tomar esta decisión«, expresó con claridad en su carta de renuncia.

Después de la votación de la renuncia de Di Bella fuentes oficiales confirmaron que era muy probable que Feletti regrese a agarrar la lapicera del Senado. Ahora habrá que ver con qué pasa con el efecto dominó de cambios, renuncias y reacomodamientos.