El habitual informe mensual de la Municipalidad sobre las infracciones de tránsito en Mar del Plata y Batán dio cuenta que en abril los inspectores constataron más cantidad de contravenciones graves cometidas por motociclistas que las atribuidas a choferes de autos, pick up, camionetas y camiones, juntos.

En total se labraron 12.627 actas de constatación de faltas, pero los casos considerados graves que obligaron a secuestrar las unidades fueron 899, de los cuales 487 son motos y 412 autos, pick up y camiones. El informe suministrado por el área de Tránsito municipal agregó que fueron detectados 261 conductores con alcoholemia positiva, de los cuales 88 eran residentes de otras ciudades.

Más cantidad de motos que de autos y camiones fueron incautados en abril por los inspectores.

Los casos de alcoholemia positiva son quizás los que tienen mayor repercusión mediática a propósito de los avances difundidos por la Provincia para consensuar la aplicación de un régimen estricto de «Alcohol 0» para acotar el margen de accidentes viales. En abril, en General Pueyrredon, 261 de las mediciones realizadas (no se informó el número total) dieron resultado positivo: 187 fueron mayores a 0.50 miligramos por litro de alcohol en sangre y 74 con resultado inferior a 0.50.

Desde otro ángulo, de esos 261 conductores involucrados, 247 conducían vehículos (autos, pick up y camiones) y 14 iban manejando motos. Y mientras que 173 conductores son residentes en el distrito, 88 tienen domicilio en otros sitios.

En lo que respecta a las sanciones, además de las multas correspondientes, una persona fue inhabilitada para conducir por 45 días, otra por 2 meses, y una tercera por 3 meses, entre las penas menores. De los casos más graves (por reincidencia o volumen de alcohol en sangre detectado) 52 conductores fueron sancionados con 6 meses de inhabilitación, 4 por 9 meses, 20 por un año y 11 por un año y medio.

Aparte está el caso de 33 de los conductores infraccionados que aún no se presentaron al Juzgado de Faltas interviniente, y 49 de ellos fueron notificados para realizar un curso de concientización vial, lo cual sucede en los casos de alcoholemia menos a 0,5 miligramos por litro en sangre. 

Por último, se informó que de las 12.627 actas de constatación registradas en abril, 849 fueron a partir de infracciones detectadas en las cámaras del Centro de Operaciones y Monitoreo y confeccionadas por el inspector operador de turno.

Opera el «anillo digital»

En otro orden, a través del Sistema de Lectura de Placas de Matrícula (LPR) del Centro de Operaciones y Monitoreo (COM), el Municipio detectó durante abril más de 30 vehículos con algún impedimento de circulación, poniendo inmediatamente a los mismos y a sus tenedores a disposición de la justicia de faltas.

El sistema de cámaras LPR -por las siglas en inglés Licence Plate Recognition- consiste en ubicar artefactos en puntos estratégicos, conformando un «anillo digital». A su vez, desde el año pasado la Municipalidad está conectada en tiempo real con la Dirección Nacional de los Registros Nacionales de la Propiedad Automotor y de Créditos Prendarios (DNRPA), dependiente del Ministerio de Justicia de la Nación, área que contiene la base de datos de los rodados con algún impedimento de circulación, impuesto por autoridad competente en cualquier jurisdicción del país.

Vehículos con pedido de secuestro son detectados e interceptados a partir del «anillo digital».

Cuando ocurre por ejemplo un robo de automotor, el personal policial avisa preventivamente al COM, para que carguen en la base de datos la patente del vehículo, la marca, el modelo, las autoridades intervinientes en la causa y todo otro dato de relevancia.

Si la patente es detectada por una cámara LPR, surge inmediatamente una alerta en el Centro de Monitoreo, desde donde comienza el seguimiento, procediendo inmediatamente a alertar a la fuerza policial para que proceda a la interceptación del vehículo.

En los últimos días por caso, se activó el sistema LPR de un auto Chevrolet Onix con pedido de secuestro activo por robo de ruedas, que se dirigía por Ruta 88 hacia Batán. Se dio el aviso y el personal policial logró interceptarlo en colectora y calle 31, quedando el auto secuestrado bajo custodia de la Comisaría 5ta. de la policía de la Provincia.