Buenos Aires.- Según la agencia de noticias DW, la situación bélica en la zona del Donbás, en Ucrania está desfavoreciendo las intenciones militares de Rusia. El avance del país residente en la región desplazó las milicias rusas y los principales medios de comunicación rusos indican que están perdiendo el control logrado hasta el momento.

Los medios rusos empiezan a reconocer complicaciones en Ucrania

El Ministerio de Defensa Ruso anunció que miles de soldados ucranianos resultaron heridos y muertos, calificando la retirada a gran escala del Kremlin como una exitosa operación de reagrupación. La semana pasada fue una de las semanas claves en las que Rusia debió ceder el paso a Ucrania por una concreta y exitosa avanzada que tuvo en el país de Lyman.

Se suman los reconocimientos de derrota y en torno a ello, el exparlamentario ruso, Boris Nadezhdin indicó que «estamos ahora en el punto en el que tenemos que entender que es absolutamente imposible derrotar a Ucrania usando estos métodos de guerra colonial con los que Rusia está tratando de luchar». Agregó que los soldados del país se están enfrentando a un ejercito «apoyado por los países más poderosos en lo económico y tecnológico».

Al parecer los llamados asumarse al ejercito cada vez son más impopulares, y en consonancia con ello la directora general del mayor estudio cinematográfico de Rusia, Mosfilm, Karen Shajnasarov sostuvo que «tenemos que admitir que hemos sufrido una derrota en la zona de Járkov -región a la que se retiraron las milicias rusas-. Porque una derrota tiene sentido cuando la admites y sacas conclusiones de ella». En cuanto a un posible llamado masivo o parcial de la población para sumarse a la guerra está siendo considerado como un peligro.

El experto en Rusia y profesor honorario de la Escuela de Estudios Eslavos y de Europa del Este del University College London, Mark Galeotti, señaló que la idea de una movilización parcial es un «gran problema». «Significaría, en primer lugar, que la guerra no se está desarrollando según lo previsto y, en esegundo lugar, va a alarmar a mucha gente» explicó y hay que considerar también que la mayoría de los que hoy la mayoría de los que se encuentran en Ucrania son étnicamente no rusos.

Al parecer lo que está ocurriendo en Rusia, es que se están quedando sin personal para hacer las relevaciones y que los soldados profesionales puedan tomar sus descansos. En paralelo, aquellos soldados que terminan sus contratos, se niegan a renovar y éstas serían las justificaciones por las cuales se busca llamar a una movilización.

Según Galeotti, una movilización es poco probable en la actualidad, pero aclaró que podría darse dentro de tres meses, pero es que se daría en pleno invierno y es algo realmente complicado para las operaciones ofencias. Por lo que si bien, la idea de realizar una movilización comienza a tomar fuerza sería tan sólo para «resistir una posible ofensiva ucraniana en primavera» explicó el profesor.