Buenos Aires.- Luego de una semana de negociaciones, el directorio de la empresa anunció que aceptaría la oferta de Elon Musk para la compra de Twitter. El 16 de abril el hombre más rico del mundo, hizo una oferta para adquirir el 90% restante de la empresa por 43.200 millones de dólares pero fue rechazada por la junta que dirige la red social.

Desde el 4 de abril se hizo público el interés del empresario por acceder a la compra total, cuando en tan sólo una semana obtuvo el 9,2% de los títulos. Días más tarde, el dueño de Tesla y XSpace realizó una encuesta en la red social del pajarito para saber qué tan de acuerdo estaban los usuarios de la misma en la posibilidad de que Musk fuera el dueño; obtuvo como resultado que el 73% de las personas apoyaban la decisión.

«La junta de Twitter llevó a cabo un proceso reflexivo e integral para evaluar la propuesta de Elon con un enfoque deliberado en el valor, la certeza y la financiación» dijo el presidente de Twitter, Bret Taylor en un comunicado. Además resaltó que «la transacción propuesta generará una prima en efectivo sustancial y creemos que es el mejor camino a seguir».

Desde el año pasado la situación de la empresa, en la Bolsa de New Yorck se encuentra en un turbulento vaiven económico, ya que es inestable el precio que se maneja en el mercado. De hecho, en noviembre último, el ex CEO, Jack Dorsey anunció su salida del puesto y esto se debió, según los rumores que trascendieron, a un pedido implícito de la propia junta directiva.

Jack Dorsey, informó el año pasado que dejaría la empresa dado que su rol como cofundador podría ser perjudicial para la empresa, pero el verdadero motivo se escondía en su doble dirección, debido a que también era director de Squere. Hecho el anuncio de su salida, las acciones de Twitter subieron un 15% en el mercado y es por eso que también se cree que se pidió su renuncia.

De hecho, el acuerdo con la red social del pajarito, trajo complicaciones en el mercado para Tesla, ya que cuando se hizo público el convenio, bajó el precio de las acciones de la empresa de automóviles en 0,07%. Pero nada frena al empresario que anunció que quiere hacer modificaciones en Twitter y consideró que la empresa «tiene un enorme potencial».

«La libertad de expresión es la base de una democracia funcional, y Twitter es la plaza pública digital donde se debaten asuntos vitales para el futuro» reconoció Musk en un comunicado. Sumado a ello, Elon sostuvo que «también quiero que Twitter sea mejor que nunca, mejorando el producto con nuevas funciones, haciendo que los algoritmos sean de código abierto para aumentar la confianza, derrotando a los bots de spam y autenticando a todos los humanos».