Buenos Aires – La salida de quien hasta hace apenas horas era la virtual número 2 de la Secretaría de Comercio, Débora Giorgi, quedó envuelta en un manto de incertidumbre. A pesar de que ya venía trabajando y participando en distintas reuniones con empresarios para tratar de contener la suba de precios, secundando a Roberto Feletti, el secretario del área, nunca había asumido formalmente el cargo.

«Seguimos ordenando los desajustes en los precios de bienes de primera necesidad que encontramos iniciando la gestión, ampliando la oferta y controlando el aumento injustificado», tuiteó Giorgi junto a una foto en la que se la ve reunida con Feletti durante la jornada de ayer.

La funcionaria había ingresado al gabinete hace 52 días, tras las PASO del 12 se septiembre, que le propinó al Gobierno de Alberto Fernández una dura derrota. Llegó con la misión de custodiar el nuevo congelamiento de precios dictado por Feletti al asumir al cargo. Las dudas sobre su salida se originan en que Giorgi es una persona muy cercana a la vicepresidente Cristina Kirchner.

De hecho, fue una de los más de 2.000 dirigentes oficialistas que firmaron la proclama del 25 de mayo, que exigía la suspensión de los pagos de deuda al FMI y al Club de París. Su salida del Gobierno se da en el medio de fuertes versiones acerca de un inminente acuerdo con el Fondo.

Aunque se afirma que la funcionaria se alejó por la grandes diferencias que tenía con el Ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, un «albertista», si es que existe tal cosa, también circula la versión que fue el propio presidente, Alberto Fernández, el que tomó la decisión de que Giorgi deje el cargo. En rigor de verdad, si bien Kulfas era su superior jerárquico, la realidad es que le respondía directamente a Feletti, un hombre que a su vez, responde directamente a la vicepresidente. 
  
La economista se había desempeñado como ministro de Industria del gobierno de Cristina Kirchner entre 2008 y 2015 y tras las derrota electoral a manos de Mauricio Macri, asumió como secretaria de Producción de La Matanza, donde siguió hasta volver al Gobierno nacional, y cargo al que volverá. Aunque en verdad, del que nunca se había ido.