Buenos Aires.- El Banco Mundial dio a conocer una serie de informes sobre la situación económica en Asia oriental, el Pacífico, Europa, Asia Central, América Latina, el Caribe, Oriente Medio, Norte de África, Asia Meridional y África subsahariana. En el mismo señala que, tras los daños provocados por la pandemia del Covid-19 y la invasión rusa a Ucrania, se exacerbó la desaceleración de la economía mundial y podría convertirse en un período prolongado de escaso crecimiento y elevada inflación.

Fuente: El Universo

Aunque se prevé un crecimiento mundial que descienda del 5,7 en 2021 al 2,9% en 2022, lo cual representa una baja en consideración a lo que se esperaba para enero, que el anticipo fue de 4,1%. «La guerra en Ucrania, los conflictos en China, los trastornos en la cadena de suministro y el riesgo de estanflación afectan el crecimiento», explicó el presidente del Grupo Banco Mundial, David Malpass.

En relación a la situación en América Latina y el Caribe, el informe señala que la situación bélica en Ucrania está teniendo efectos considerables en la región, a través del alza de precios de los productos básicos y el debilitamiento del crecimiento mundial. Mientras que los países que son exportadores de productos básicos regionales son beneficiados, pero se ven afectados por el aumento de precios y el aumento de tasas de interés nacional y mundiales.

Anticipa que el crecimiento regional se desacelere hasta llegar al 2,5% en 2022 y que pase un poco más marcado en 2023 que especulan de un 1,9% y para 2024 señala que tendrá un repunte de 2,4%. Para el caso puntual de Argentina, el informe detalla que crecerá un 4,5% en 2022, pero con la aceleración de la inflación, la estabilidad macroeconómica seguirá siendo difícil de alcanzar.

El panorama es realmente desalentador al considerar los riesgos adversos de la situación económica ya que incluyen una mayor inseguridad alimentaria y malestar social, una inflación superior a la prevista y tensiones financieras constantes. Mientras que el crecimiento del resto de las economías mundiales sea lento, se prevé para la región un malestar indirecto.

Fuente: Banco Mundial

En relación a las recomendaciones, el informe destaca que se deberán tomar medidas de política decisivas a nivel nacional y mundial para evitar que la guerra en Ucrania provoque peores consecuencias. Incluso señalan que se deberán abstener las implementaciones de controles de precios, subvenciones y prohibiciones de exportación. Y aclara que los Gobiernos deberán redefinir la prioridad de los gastos para orientarlos a brindar apoyo específico a las poblaciones vulnerables.