Buenos Aires.- La sobreactuación del kirchnerismo para victimizar a la vicepresidente Cristina Kirchner sufrió dos duros golpes en cuestión de pocas horas. Por un lado y en medio de fuertes críticas disparadas contra la Iglesia por haberse prestado a la -mal llamada- «Misa por la Paz» de este sábado en la Basílica de Luján, el arzobispo de esa región bonaerense Jorge Scheinig ensayó una disculpa por la responsabilidad que ocupo en ese evento al que definió como «exclusivamente oficialista».

En tanto que el auditor general y ex senador Miguel Angel Pichetto fue más directo y fustigó a la Iglesia por haber convertido lo que se anunció como celebración religiosa en un acto político: “Otra muestra de la Iglesia sectaria y clasista”, señaló el ex candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio al ser entrevistado en Radio Mitre.

«Yo quiero pedir disculpas», dijo el arzobispo Jorge Scheinig tras la «misa kirchnerista» de Luján.

El arzobispo Scheinig dio a entender que los «apuraron» desde el gobierno y ahora, después de haber organizado y encabezado la «misa kirchnerista», intentó disculparse: “Quisiera hacer una aclaración. Este fin de semana los obispos de la Argentina incitamos a todo el país a rezar por la paz y no pensamos en una misa ni en un evento central”. Y luego: «Cuando el intendente de Luján me propuso hacer esta misa, le dije que sí. Pero fue creciendo la envergadura de la misa y yo quiero pedir disculpas, aclaró.

“De verdad, lo quiero hacer de corazón, porque tal vez yo no invité por no querer hacer algo tan importante, me equivoqué, metí la pata, como decimos”, reflexionó. E insistió: “Quiero pedir perdón de verdad, porque así fue, fue rápido y a veces estas cosas nos superan”.

«Iglesia sectaria y clasista»

Por su parte el auditor Pichetto estuvo en sintonía con la mayoría de las personas que suelen expresarse masivamente a través de las redes sociales cuando perciben un engaño o un despropósito políticos. La llamada «misa por la paz» así como la convocatoria del oficialismo a un diálogo con la oposición para “abordar el tema de la intolerancia política” y tratar de “reencauzar la convivencia democrática” finalmente se convirtió en una muestra más de unidad del Frente de Todos detrás de la figura de Cristina Kirchner ya que ninguna figura de peso del frente opositor aceptó la invitación.

El auditor Miguel Angel Pichetto disparó contra el arzobispo «militante» y la Iglesia.

“Vi la misa por televisión. Me pareció otra muestra de esta Iglesia argentina sectaria y clasista. El arzobispo que dio la misma podría ser un militante del gobierno, lo secundaban curas pro montoneros y seguidores del Padre Mugica”, disparó Pichetto al comentar la actuación de Jorge Scheinig, el responsable de la arquidiócesis Mercedes-Luján.

Para Pichetto, la celebración que tuvo lugar en Luján “no es una misa que convoque a la unidad de los argentinos” y advirtió que desde hace mucho tiempo los argentinos no escuchan a la Episcopal ni al Papa hacer reflexiones sobre la paz y la convivencia argentina. “Eso es lo que está faltando”, remarcó el referente de Juntos por el Cambio.