Buenos Aires.- El fiscal Diego Luciani pidió al Tribunal Oral Federal 2 (TOF2) que rechace la recusación de la vicepresidente Cristina Kirchner en su contra, a raíz de que tiempo atrás jugó un partido de fútbol con uno de los jueces de ese mismo tribunal en una quinta del ex presidente Mauricio Macri, según dijo la principal acusada en el juicio de la Obra Pública que se está sustanciando.

Luciani señaló en su propia defensa que las causales son de relación con alguno de los imputados y que, el hecho de ser amigo entre fiscales y jueces o incluso los defensores, no son causales. Además, negó amistad con el juez Rodrigo Giménez Uriburu, integrante del TOF 2, el otro recusado por la vicepresidente.

Fiscal Diego Luciani, a cargo de la acusación en la causa de la obra pública de Santa Cruz.

Los jueces a cargo del TOF 2 decidieron seguir adelante con los alegatos según el cronograma previsto, mientras se hace lugar a los pedidos de las defensas para ser considerados en tiempo y forma.

«El hecho de compartir una cátedra, ser socio de un club, no implica que se afecte la objetividad de las personas que están en ese grupo», aclaró. «He tenido actividades académicas con jueces, fiscales, con integrantes del Poder Ejecutivo», indicó Luciani en su defensa, a la vez que recordó que «allá por 2010» compartió una de ellas con Juan Martín Mena, hoy número dos del Ministerio de Justicia; e incluso citó que conoció al ministro de Justicia Martín Soria y que tuvo relación institucional con autoridades por la preocupación por los delitos de la trata de personas.

El fiscal cuestionó las «razones falaces» de este pedido de recusación instalado por Cristina Kirchner a través de su abogado Carlos Beraldi -replicado por otros defensores de varios de los imputados- y afirmó que, de prosperar las recusaciones, los jueces y fiscales no podrían compartir actividades deportivas, sociales, de esparcimiento con prácticamente nadie e incluso tampoco podrían ser socios de un club.

«Cuando empiezo a exponer mi alegato me recusan por falta de objetividad. ¿De verdad les parece serio el planteo?, se preguntó Luciani.

En consecuencia Luciani pidió al Tribunal que rechace ‘in límine’ las recusaciones que plantearon en su contra cinco imputados en el juicio por la concesión de obra pública a la provincia de Santa Cruz entre 2003 y 2015. «No tengo animosidad contra ninguno de los imputados», aseguró Luciani, al exponer este viernes cuando los jueces le dieron lugar para que responda los dichos de los abogados defensores que lo habían recusado, a él y al fiscal coadyuvante Sergio Mola.

«Nunca se registró ninguna causal objetiva o subjetiva para recusar a estos fiscales», expresó Luciani, cuya continuidad en el juicio fue cuestionada por participar en partidos de fútbol que él reconoció que tuvieron lugar en la quinta Los Abrojos, propiedad del ex presidente Mauricio Macri, antes de que tuviera ninguna intervención en la causa. Además, aseguró: «No tengo ninguna vinculación con el señor Presidente», con referencia a Macri.

Dilatan con más recusaciones

También en la audiencia de este viernes el abogado de Cristina Kirchner volvió a la carga con otro pedido de apartamiento, en este caso contra el juez Jorge Gorini, quien integra el mismo TOF 2 que juzga la causa por la adjudicación de obra pública en Santa Cruz. El argumento en este caso es porque Gorini se reunió en dos oportunidades Patricia Bullrich, cuando ésta era ministro de Seguridad en el gobierno de Cambiemos.

Abogado Carlos Beraldi, defensor de Cristina Kirchner, la principal acusada en el proceso.

Gorini explicó verbalmente las razones de sus visitas a la ex funcionaria, en ambos casos por motivos institucionales de cada momento, y luego pidió al abogado Beraldi que formule el pedido por escrito para que pueda ser considerado.

Para observadores del entramado judicial, se trataría de intentos de las defensas para interrumpir, o al menos dilatar, la marcha del proceso, en momentos en que se están conociendo en detalle las pruebas incriminatorias que recogieron los fiscales actuantes, tanto en primera instancia como en esta instancia oral.

Este nuevo planteo se suma al que la defensa de Cristina Kirchner hizo sobre el juez Giménez Uriburu y los dos fiscales que están al frente de los alegatos acusatorios. El juez contestará por escrito, seguramente rechazando el pedido de recusación, según trascendió.

Al pedido inicial de recusación elevado por Beraldi en nombre de Cristina Kirchner, se sumaron las defensas de Lázaro Báez, del ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido, y del ex titular de la Dirección de Vialidad Nacional Nelson Periotti, todos ellos acusados de ser parte de la asociación ilícita que lideraba la entonces Presidente de la Nación, según acusó la Fiscalía en el inicio de los alegatos.