Mateo Etchepare, es un joven de 20 años que desde chico siempre tuvo claro lo que quiso para su vida: ser ingeniero, así que a la hora de decidirse por una carrera a los 18, optó por Ingeniería, pero su vida cambió de rumbo cuando empezó a dedicarle tiempo a los juegos en línea.

Mateo Etchepare, es marplatense y tiene 22 años

Hoy en día, el «gaming» se convirtió en una fuente de trabajo más. Ya no existen únicamente quienes lo hacen por «hobbie» o para pasar el rato solos o con sus amigos, sino que hay quienes lo hacen para generar ingresos. En muchas partes del mundo, los llamados «gamers» compiten en torneos nacionales e internacionales, preparándose días y horas para conseguir el objetivo deseado.

¿En qué año empezaste a jugar y por qué?

Empecé en 2017 cuando un amigo me lo prestó y yo no tenía para jugar en ese momento, así que un día me lo dio para que podamos jugar los dos. Básicamente, el juego me parecía que estaba bueno, era de fútbol, pero con autos. En el Road League -el juego al que hace referencia- los autos vuelan, van a velocidades altísimas. Es todo en base a reflejos porque es super dinámico

¿En qué torneo participaste?

Participé en varios regionales porque en ese momento el juego recién estaba creciendo y no era muy conocido, salvo el Mundial donde competían Norteamérica, Europa y Oceanía. Sudamérica se incorporó después, unos meses más tarde de que yo dejé.

En 2021, la industria del gaming generó en la Argentina $ 560 millones en ingresos

Cabe mencionar que Mateo participó de un «qualifier» para jugar el Mundial, en el que no le fue tan mal, aunque no llegó a las últimas instancias porque «era muy difícil y había muchos equipos inscriptos». «Jugamos contra uno en que los tres eran brasileros, que jugaban muy bien. Igual, hicimos bastante batalla. Me acuerdo que era al mejor de 3 e íbamos 1 a 1, pero en el último partido perdimos y ahí se acabó nuestra aventura», detalló. Además, sostuvo «En ese momento tenía un sponsor muy bueno que era Red Bull y Red Dragon y una marca deportiva de «E-Sports».

¿Cómo fue vivir la experiencia?

La experiencia está buenísima, el tema es que hay que elegir si vivir de eso o no. Yo en ese momento, era más o menos marzo de 2019, y venía jugando hace cinco meses. Realmente era muy bueno, fui top 3 de Argentina y me conocían muchos, asique podría haber negociado la entrada a algún equipo mayor en el que estaba en ese momento.

En enero de 2019 me pagaron un viaje a Buenos Aires para ir a jugar un torneo, que fue el primero de todos, y de los ocho quedamos cuartos, pero yo sentía que mis compañeros no estaban al mismo nivel que estaba yo porque jugaba todo el día.

¿Te gustaría volver a participar?

Si, me gustaría. Lo que pasa es que mi nivel ya decayó porque tuve que elegir entre dedicarme eso o la facultad, y yo siempre quise estudiar Ingeniería, no podía hacer las dos cosas al mismo tiempo. Aparte con este juego los sudamericanos no cobraban mucho, solo los que ganaban grandes torneos que cobraban en dólares.

Se estima que en la actualidad hay más de 3.000 millones de gamers

Mateo, además, confesó que el no se veía dedicándose a eso porque «tenes que estar todo el día jugando», y reconoció que «es algo que te quema». Por lo tanto, para Mateo, su etapa de vida como «gamer» le sirvió como experiencia, pero él dejó en claro que si hay gente que quiere dedicar su vida a esto, como todo trabajo, se puede.