Este viernes, la Universidad FASTA recibió al Diputado Nacional por Avanza Libertad, José Luis Espert, en el marco de una charla que tuvo como objetivo tratar temáticas en relación a la economía actual de la Argentina.

El encuentro se llevó a cabo en el Auditorio de la Universidad con la presencia de estudiantes afines a las carreras de Ciencias Económicas y de Ciencias de la Comunicación, además de las autoridades de la Facultad e interesados ajenos a la institución. Además, hubo quienes siguieron la charla en vivo por el canal de Youtube.

En un principio, el diputado se refirió a la reactivación económica que está atravesando la Argentina, luego de un parate de dos años provocado por la cuarentena estricta que impuso el oficialismo. «Sin duda que este año la actividad económica va a terminar por arriba del año anterior», afirmó y agregó: «Recordemos que en 2021 la economía pegó un rebote muy fuerte, de igual magnitud que la caída que tuvo en 2020».

Sin embargo, resaltó que hay dos hechos que son contradictorios: por un lado, se ve que la actividad económica, en la comparación interanual de 2022, viene mostrando que la Argentina viene por encima de 2021. Por otro lado, destacó que la economía, comparada contra el mes inmediato anterior, arrancó creciendo y ahora comenzó a decaer.

En otro orden de cosas, el funcionario aseguró que la Argentina se encamina a tener los mayores niveles de inflación desde la hiperinflación. «Yo no creo que vayamos a una hiper, pero los niveles de inflación van a ser extravagantes, van a estar entre un 80% y 100% en 2022-2023», confesó. Además, indicó que esto va a hacer explotar los niveles de pobreza, no solo por la utilización política que se hace, sino también porque esto va a requerir de un gobierno que dé más planes, más subsidios y apoyo en una «situación fiscal muy delicada».

Asimismo, aseguró que todos los planes económicos de los últimos 60 años terminaron en crisis. «La Argentina se ha convertido en un verdadero genocidio autoinfligido en materia económica, política y social porque nosotros mismos seguimos incurriendo en el mismo error de siempre», señaló y sumó: «Acá las cosas terminan mal porque se hacen mal, no porque tengamos mala suerte».

A su vez, se refirió a los tres principios fundamentales que siguen aquellos países que prosperan: en primer lugar, reivindicó la necesidad de comerciar con el mundo y dijo «Argentina como país se niega a venderle cosas al mundo».

En segundo lugar, destacó que los países donde la gente prospera recaudan pocos impuestos o si lo hacen hay una «obsesión» por devolverle a la gente esa plata con bienes públicos. En última instancia, aseguró que las leyes laborales de estos países son pro empleo en blanco. «Acá las leyes que tenemos provocaron que el 40% de los trabajadores lo hagan en negro, totalmente precarizados, y que los empresarios tengan terror de contratar a alguien porque, en lugar de meter un trabajador, metieron una bomba atómica directamente porque si tienen un problema, el juicio más la mafia sindical lo funden», confirmó.