por Gustavo Seira (*)

Las actuales autoridades económicas del país, en su afán de controlar el movimiento de divisas y corregir desvíos y/o fugas indeseadas y al margen de la Ley, comenzaron a investigar ciertas empresas que habían sido informadas por la AFIP oportunamente. Hay varias de Chubut en la mira.

Control de Aduana y AFIP en puerto verificando exportaciones (Foto: Pescare.com.ar).

Nuestro país y los Estados Unidos han iniciado un intercambio de información referida a empresas con subfacturación y sobrefacturación. Será a través de los organismos judiciales de ambos países.

En línea con lo manifestado hace unos días por el ministro Sergio Massa –con varias carteras a su cargo- en la ciudad de Neuquén, la Justicia argentina dio inicio en conjunto con los Estados Unidos el intercambio de información sobre aquellas empresas que presentaban irregularidades en la subfacturación de exportaciones y la sobrefacturación de importaciones.

De acuerdo con lo manifestado a la agencia de noticias Télam, Massa comentó “que el Estado dé ventajas no significa que sea bobo; desde la Aduana denunciamos a una empresa proveedora de servicios por sobrefacturación de importaciones con triangulación, perjudicando a aquellos que de verdad necesitan los dólares”.

Sobre ese tema, la Dirección General de Aduanas, avanzó con la fiscalización a empresas y radicó las denuncias pertinentes ante el Juzgado Nacional en lo Penal Económico N° 2, para que se investiguen sociedades y cuentas bancarias de ciudadanos argentinos en maniobras de sobrefacturación de importaciones.

En este sentido, la misma Dirección, que depende de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), activó el intercambio de información con la unidad de Control de Delitos Financieros de los Estados Unidos.

El documento judicial al que accedió la agencia mencionada indica que “las presentes actuaciones llegan a conocimiento de este Tribunal en virtud de la denuncia iniciada con fecha 23 de junio del corriente, por el Departamento Valoración y Comprobación Documental de Importantes de la DGA-AFIP”.

“La denuncia es por el presunto contrabando de importación, agravado por la utilización de documentación apócrifa, a través de maniobras de sobrefacturación de importaciones, y lavado de activos provenientes de las ganancias obtenidas por la realización de aquellas actividades ilícitas”, prosigue.

“Todos ellos habrían aplicado al mercado económico y financiero ganancias de presunto origen espurio, obtenidas a través de maniobras de sobrefacturación de importación, mediante las cuales habrían egresado –de forma indebida- divisas al exterior”, señala el texto.

Tras brindar su primer informe de gestión, el ministro Massa, ya había dado cuenta que la Dirección General de Aduanas y la Administración Federal de Ingresos Públicos había registrado “mecanismos de abuso con subfacturación de exportaciones y sobrefacturación de importaciones. Son 722 las empresas que están siendo informadas; el perjuicio al Estado es de casi U$S 1.000 millones”, sostuvo Massa quien advirtió que iniciará el intercambio de información con los Estados Unidos de los implicados.

Asimismo, también se supo, que las cámaras de empresarios están trabajando codo a codo con el propio Director General de Aduanas, Guillermo Michel y equipo técnico, quienes están fijando los valores de referencia del Langostino congelado a bordo y en tierra para readecuarlos a los nuevos valores del mercado de comercio internacional, debido a que la última actualización fue a principio del año 2021, hoy, quedando con valores altos para la realidad del mercado de exportación.

(*) El autor es columnista en el sitio web Pescare.com.ar