Las fracturas a nivel local empiezan a profundizarse. Según pudo establecer este medio, la titular de Anses, Fernanda Raverta habría planteado que no quiere volver a ser la cara que represente al Frente de Todos, Guillermo Montenegro empieza a ver con detenimiento la interna propia y Gustavo Pulti se prepara para volver. Los tres nombres que empiezan a sonar para las candidaturas a intendente de General Pueyrredon.

La interna del oficialismo en la Provincia de Buenos Aires se desata principalmente por los manejos de La Cámpora en diferentes municipios del conurbano. Se supo, por ejemplo, que Máximo Kirchner se habría reunido con Raverta para anunciarle que la única que puede encarar las elecciones en 2023 es ella, pero la referente del espacio K marplatense le habría explicado que esta vez no quiere ser quien encabece la lista.

El hijo de la vicepresidente Cristina Kirchner le habría aclarado que no hay posibilidades de una interna local dado que ella, Raverta, es quién maneja la caja más grande de Nación y eso significa que tiene una ventaja imposible de achicar para cualquier rival. El problema es que la titular de la Anses habría respondido que no está coincidiendo con el manejo actual de la principal agrupación kirchnerista y esas diferencias la hacen dudar sobre su representación.

Mientras tanto, el intendente de Lanús, Néstor Grindetti y el jefe comunal de La Plata, Julio Garro, le plantean a Guillermo Montenegro que va a haber una interna con el armado de ‘Hacemos Juntos’. Los dirigentes del PRO siguen recorriendo la Provincia en busca de aglomerar a los dirigentes del PJ que muestran diferencias con La Cámpora. Si bien el interés es armarse fuerte para ganar más poder de cara al 2023 por el posicionamiento que ven de la UCR, estarían buscando un nuevo candidato que represente al sector en General Pueyrredon.

La solidez que muestran los intendentes lanusense y platense en el conurbano están poniendo en jaque a varios jefes comunales que ven peligrar sus posiciones para las próximas elecciones. Así quedó expuesto en 2021, cuando Diego Santilli, actual diputado por la Provincia eligió a Grindetti como armador y logró llegar al objetivo con pocos sobresaltos, incluso considerando que su ‘opositor’ en la interna con la UCR fue un personaje muy bien considerado, Facundo Manes.

Pero desde el bajo perfil que se había autoimpuesto Gustavo Pulti tras perder las elecciones en 2015, el ex intendente empezó a ver la luz justo luego de que se anunciara que vuelve al ruedo de la política grande Daniel Scioli, designado como nuevo ministro de Desarrollo Productivo nacional. ¿Mera coincidencia de tiempos políticos? Es que en aquel momento, la candidatura de Pulti para un nuevo mandato fue de la mano del frustrado candidato a Presidente, a pesar de las recomendaciones de sus asesores para que se alejara del espacio kirchnerista.

Hoy, esa decisión sobre 2023, le vuelve a dar una posibilidad al dirigente de Acción Marplatense en la ciudad. La noticia de que regrese al país el ex gobernador del provincia de Buenos Aires, sorprendió a pocos, porque según afirman «hizo una gran gestión en Brasil y aprendió muchísimo con la última elección -perdida-«, de hecho ya lo vislumbran en carrera para la candidatura presidencial del Frente de Todos.

Por su parte, «Manino» Iriart vuelve a aparecer entre los nombres que podrían quedar bien parados en la ciudad. Con Raverta o Pulti, cada cual desde su vereda, el actual director del Correo Argentino es el que va a tener la agenda más ocupada hasta el 2023, habida cuenta que supo ser uno de los hombres en los que más confió Scioli para representarlo en Mar del Plata y Batán. Con beneficios en todos los frentes ‘Manino’ será de los referentes que más movimientos tendrá para ir acomodando fichas de acá al armado de las listas.