Buenos Aires.- Luego de que en las últimas horas menores de edad asesinaran a un efectivo de la Gendarmería Nacional en un asalto en el municipio bonaerense de Esteban Echeverría, el ex diputado nacional por el radicalismo Luis Petri recordó este lunes que a fines de 2021 presentó un proyecto de ley para «penalizar» a partir de los 14 años a las personas que cometen delitos.

Este lamentable episodio reabrió el eterno debate acerca de la baja de edad para la imputabilidad penal, que pudo verse en las últimas horas en redes sociales. «El proyecto no se discute, está paralizado, y es imprescindible rediscutir todo el sistema de responsabilidad penal juvenil, sobre todo cuando vemos delitos aberrantes producidos por adolescentes de manera brutal, cada vez más frecuentes», dijo Petri en diálogo con la agencia Noticias Argentinas.

Luis Petri, ex legislador, insistió con la necesidad de bajar la edad de imputabilidad por delitos graves.

Y añadió: «Hay que imponer un sistema que disponga penas y establecimientos para su cumplimiento diferenciado, que prevea medidas alternativas a las de prisión conforme a la gravedad del delito, garantice el derecho de defensa y el debido proceso».

A su vez, Petri se refirió a la indiferencia estatal: «Tampoco hay respuesta previa por parte del Estado, hay que discutir las alarmas tempranas que arrojan los adolescentes que terminan delinquiendo».

«Ese chico primero tuvo que desertar de la escuela, que pasó desapercibido para el Estado. Luego se metió en la droga y empezó cometiendo pequeños delitos para poder comprar los estupefacientes. Ello fue escalando y terminó con un arma de fuego en la mano», prosiguió.

Para el ex diputado, frente a los delitos menores o de «baja cuantía» hay que obligar a que los chicos vuelvan a la escuela: «Pensar en penas alternativas, como trabajos comunitarios, para intentar recomponer los valores y reinsertar socialmente a ese menor, para que no avance en el mundo del delito», puntualizó.

Finalmente, respecto de la polémica que suele darse cada vez que se intenta bajar la edad de imputabilidad, Petri argumentó: «Está científicamente comprobado que a los 14 años existe comprensión del hecho criminal que se está cometiendo. O sea, el adolescente sabe que está mal matar y aun así ejecuta el hecho».

«Los crímenes no pueden quedar impunes en la Argentina cuando quien los cometió comprendía la criminalidad del hecho», sentenció por último.

El gendarme asesinado este domingo se llamaba Julián Ernesto Ibánez, y el próximo viernes 29 iba a cumplir 24 años; era oriundo de Formosa y residía en la localidad bonaerense de El Jagüel, en Esteban Echeverría. Lo mataron de un balazo en la cabeza al intentar resistirse a ser asaltado por un grupo de delincuentes jóvenes, algunos incluso menores de edad, en ese distrito bonaerense.

En el hecho también murió uno de los asaltantes, de apenas 16 años. Hacía casi 5 años y medio que Ibáñez se desempeñaba en filas de la Gendarmería Nacional. Vestía de civil cuando fue atacado y asesinado por los delincuentes en el cruce de la avenida Pedro Dreyer con Ramón Santamarina, en El Jagüel, este domingo pasadas las 7 de la mañana.

Los atacantes eran cuatro, de 15, 16, 18 y 19 años, que incluso estaban acompañados por una mujer según pudo verse en un video.