A través del decreto 900/2021, que lleva las firmas del presidente Alberto Fernández, el jefe de Gabinete Juan Manzur, y el ministro de Economía Martín Guzmán, bien sobre el filo de fin de año y a pesar de que este mismo Gobierno reiteró que no aprobaría nuevos permisos de este tipo, habilitó la explotación petrolera en tres zonas que se ubican frente a las costas de Mar del Plata. Así lo confirmó mediante la Resolución 436/2021, publicada a última hora de este jueves 30 de diciembre en el Boletín Oficial.

De inmediato, como para que no quedaran dudas, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación Juan Cabandié dio el paso siguiente, pautado desde hace meses entre Olivos y el Instituto Patria: avanzó con la denominada “Campaña de Adquisición Sísmica Offshore Argentina”, que no es otra cosa que abrirle la puerta a una empresa, Equinor, de filiación noruega pero con capitales de varios países, para que se encargue de la operatoria.

El mismo jueves, como si se tratara de una maniobra perfectamente coordinada, aparecieron en algunos medios marplatenses voceros de empresas que promueven estas actividades para celebrar la decisión del Gobierno y asegurar que el proyecto extractivo conlleva «muy baja» probabilidad de que ponga en peligro la calidad de vida de los marplatenses.

Desde la vereda opuesta, cuando tiempo atrás trascendieron estas negociaciones, siempre mantenidas con bajo perfil -extraño para el estilo habitualmente épico que cultiva el Gobierno- varias agrupaciones que luchan contra el cambio climático formularon fuertes críticas por los posibles riesgos que traería aparejada la exploración petrolera tan cerca de la costa.

De hecho el foco de los cuestinamientos estuvo puesto desde el inicio en que la empresa Equinor era la única que presentó un proyecto para la exploración off shore frente a las costas de Mar del Plata, una operación en la que también mostraron interés Shell, British Petroleum, Total, Wintershall, todas en asociación con YPF.

En concreto, las decisiones del Presidente y sus ministros dieron por cerrado el proceso de posibles impugnaciones al decretar «la suspensión de plazos del procedimiento de evaluación de impacto ambiental” de esta iniciativa. Con lo que en los hechos aprobaron el proyecto de la empresa noruega que estaba siendo analizado por el Poder Ejecutivo.

Eso sí, para cubrir las exigencias legales, Fernández, Manzur, Guzmán y luego Cabandié le exigen a la empresa beneficiaria “dar estricto cumplimiento a los términos del Plan de Gestión Ambiental, que entre otras cosas obliga a “presentar el Informe Final de Monitoreo de Fauna Marina y Mitigación”, para no caer en incumplimientos contractuales y recibir sanciones.

En los considerandos de la Resolución publicada este jueves, el Gobierno avisó que empresa que realizará el trabajo ya presentó el Estudio de Impacto Ambiental correspondiente y la documentación complementaria.

La empresa tiene todo diagramado para la operatoria aprobada.

Fijan montos de las regalías

El decreto mencionó que “mediante el artículo 2° de la Ley N° 17319 y sus modificatorias se establece que las actividades relativas a la explotación, industrialización, transporte y comercialización de los hidrocarburos estarán a cargo de empresas estatales, empresas privadas o mixtas, conforme a las disposiciones de la mencionada ley y las reglamentaciones que dicte el Poder Ejecutivo Nacional”.

El decreto presidencial también definió las regalías que abonarán las concesionarias que realicen la explotación petrolera en el mar, lo que refuerza la idea de la autorización para operar frente a las costas de Mar del Plata. La concesión será por 30 años y deberán abonar 6% durante los primeros diez años de la concesión de explotación, 9% durante los siguientes diez y 12% durante los últimos diez.

Por su parte, el ministro Cabandié declaró oficialmente concluida la suspensión de plazos del procedimiento de evaluación de impacto ambiental del proyecto denominado “Campaña de Adquisición Sísmica Offshore Argentina; Cuenca Argentina Norte”.

Acto segido resolvió aprobar la realización del proyecto presentado por Equinor Argentina. De acuerdo a la resolución 436/2021, Equinor “deberá dar estricto cumplimiento a los términos del Plan de Gestión Ambiental (…) que forma parte del Estudio de Impacto Ambiental presentado”.

En contra y a favor

La aprobación se dio a pesar de las múltiples protestas de agrupaciones y vecinos de Mar del Plata y la costa contra la iniciativa. Por caso, desde la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas «rechazamos la medida aprobada por el Ministerio de Ambiente y la Secretaría de Energía para avanzar con la extracción de petróleo en las costas del Mar Argentino», aseguraron en un comunicado difundido el mismo jueves.

También se generó fuerte rechazo en las redes sociales donde cientos de usuarios expresaron el repudio a este permiso y alertaron sobre las consecuencias negativas que podría traer este giro en la política ambiental.

«Es urgente frenar el avance de la industria petrolera para defender a todas las especies marinas de nuestra región y nuestro futuro», manifestaron a su vez desde Greenpeace. Y cuestionaron si «es ilógico contar con una torre de petróleo en medio de Playa Grande ya que en el mar se alberga una biodiversidad y riqueza inigualable».

Por su parte, desde el Clúster de Energía con sede en Mar del Plata -organización orientada a promover el desarrollo industrial del distrito, con participación pública y privada- su titular Marcelo Guiscardo celebró la decisión del Gobierno de autorizar la explotación petrolera frente a las costas de la ciudad y aprovechó para descartar riesgos de contaminación marina. Entrevistado por el Canal 10 marplatense afirmó, el mismo día jueves, que «la chance de que haya algún problema que ponga en peligro la calidad de vida en Mar del Plata es muy baja».

Se empeñó en destacar también que «una vez que se perfora un pozo, hay una chance de que haya algún problema con algún barco. Siempre está ese riesgo. Pero es un riesgo que está atenuado por el hecho de que las compañías que estarán frente a las costas de Mar del Plata son las mejores del mundo y tienen la mayor cantidad de experiencia en todos estos trabajos. Van a hacer las cosas bien, es una industria que crece por la seguridad que le ponen a las operaciones», insistió.

Por último subrayó que la iniciativa va a generar mano de obra y remarcó que Mar del Plata «tiene para ofrecer todos los servicios».

Cabe recordar que hace muy poco, en la última Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, en Glasgow, Escocia, y a la que asistieron el presidente Fernández y el ministro Cabandié, la Argentina anunció un ambicioso plan ambiental que entre sus objetivos fijaba la estabilización de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 y la neutralidad de carbono para 2050.

En aquella reunión, el jefe de Estado sostuvo que “los países que produjeron la mayor huella ambiental son los mismos que dominan las tecnologías que pueden reducir el impacto de la producción sobre el medio ambiente”, por lo que reclamó “identificar los avances en tecnologías limpias como bienes públicos globales”.