Desde el jueves se sabe que el Gobierno nacional dio por hecho que empezará a regir el nuevo régimen de segmentación de subsidios residenciales de los servicios públicos de electricidad y gas, por el cual aproximadamente 10% de los usuarios con mayor capacidad de pago -según calcularon los funcionarios- dejarán de recibir subsidios a las tarifas y deberán abonarlas en su totalidad.

Pero en el interior de la provincia de Buenos Aires, por caso en la zona costera que incluye a General Pueyrredon, General Alvarado, Necochea, Mar Chiquita, Pinamar, Villa Gesell y el partido de La Costa, así como en los partidos aledaños del sudeste bonaerense, todavía las empresas distribuidoras no tienen precisiones sobre como se aplicará esa norma.

Las empresas distribuidoras de energía aguardan por precisiones sobre la facturación «por niveles».

No es un dato menor porque el decreto del Gobierno puntualizó expresamente que la segmentación empezará a aplicarse sobre la energía consumida en junio con el objetivo, indicó el Ministerio de Economía, de «lograr valores de la energía razonables y susceptibles de ser aplicados con criterios de justicia y equidad distributiva».

Por caso, fuentes de las empresas distribuidoras de energía eléctrica y de gas hicieron saber de manera extraoficial que ya están notificadas de la novedad por el Boletín Oficial y que están a la espera «para después del fin de semana largo» de algún tipo de definiciones puntuales desde el gobierno de la provincia de Buenos Aires. O, cuando menos aguardan «instrucciones de implementación por parte de los organismos de control» con los que habitualmente se comunican y coordinan operativamente las compañías. Esos organismos estatales son OCEBA (para la energía) y el Enargas (para el gas).

En esta parte sudeste de la Provincia la empresa distribuidora de luz es EDEA, que abastece directamente a General Pueyrredon y otros 15 partidos, mientras que a través de cooperativas locales atiende la demanda de casi una veintena más de jurisdicciones municipales. Pero además están EDEN, EDES y Edelap (está última en La Plata y el Gran La Plata) como operadoras que distribuyen y facturan la energía eléctrica en la Provincia.

En el caso del gas, la distribuidora que atiende esta zona es Camuzzi Gas Pampeana, que tiene jurisdicción sobre parte del territorio bonaerense y de las provincias de La Pampa, Neuquén, Chubut, Río Negro, Santa Cruz y Tierra del Fuego, con algo más de 2 millones de usuarios en total.

La resolución gubernamental que estableció la segmentación tarifaria, pese a las fuertes críticas que recibió de especialistas y sectores vinculados a la política energética, apunta centralmente a identificar al 10% de los usuarios con mayor capacidad de pago, de manera tal que el 90% restante de las personas usuarias residenciales perciban una reducción de la tarifa en términos reales con una protección mayor a los segmentos de menores ingresos.

Los tres «niveles de usuarios»

El corazón técnico de la norma es la conformación de «tres niveles de usuarios» según la capacidad de pago del hogar, que una vez determinados permitirían a las compañías discriminar las facturas con el fin de «mejorar la asignación de los subsidios en términos distributivos», según la ambiciosa pretensión oficial. Estos son:

Nivel 1 Mayores Ingresos: usuarios que pagarán el costo pleno del gas y/o la electricidad contenido en la factura, en virtud de reunir al menos una de las siguientes condiciones, considerando en su conjunto a todos los integrantes del hogar:

  • a) Ingresos mensuales netos superiores a un valor equivalente a 3,5 Canastas Básicas Totales (CBT) –unos 330 mil pesos en la actualidad- para un hogar 2 según el Indec.
  • b) Ser titulares de 3 o más automóviles con antigüedad menor a 5 años.
  • c). Ser titulares de 3 o más inmuebles.
  • d). Ser titulares de 1 o más aeronaves o embarcaciones de lujo.
  • e) Ser titulares de activos societarios que exterioricen capacidad económica plena.

   Para este segmento, la reducción de los subsidios será gradual y en tercios bimestrales hasta alcanzar la cobertura plena del costo de la energía hacia fines de 2022. Según estimaciones privadas, los comprendidos en este nivel 1 son los hogares con ingresos mayores a $333.410.

Nivel 2 – Menores Ingresos: usuarios y usuarias a quienes, tomando como referencia el ámbito de jurisdicción nacional, el impacto en factura que genere la corrección del componente energía equivaldrá a un incremento porcentual total anual en su factura de hasta el 40% del Coeficiente de Variación Salarial (CVS) del año anterior, en virtud de reunir alguna de las siguientes condiciones, considerando en conjunto a los y las integrantes del hogar:

  • a) Ingresos netos menores a un valor equivalente a 1 Canasta Básica Total (CBT) para un hogar 2 según el INDEC.
  • b) Integrante del hogar con Certificado de Vivienda (ReNaBaP).
  • c) Domicilio donde funcione un comedor o merendero comunitario registrado en Renacom.
  • d) Al menos un o una integrante del hogar posea Pensión Vitalicia a Veteranos de Guerra del Atlántico Sur.
  • e) Al menos un o una integrante posea certificado de discapacidad expedido por autoridad competente y, considerando a los y las integrantes del hogar en conjunto, tengan un ingreso neto menor a un valor equivalente a 1,5 Canastas Básicas Totales (CBT) para un hogar 2 según el Indec.

No podrán formar parte de este segmento aquellos hogares cuyos propietarios tengan 2 inmuebles, considerando a todos los integrantes. O bien que sean propietarios de un vehículo de hasta 3 años de antigüedad, excepto los hogares donde exista al menos un conviviente con Certificado Único de Discapacidad (CUD). Cálculos privados estiman que estarán comprendidos en este nivel 2 los usuarios con tarifa social o ingresos menores a $95.260.

Nivel 3: Ingresos Medios: Usuarios no comprendidos en los niveles 1 y 2 a quienes, tomando como referencia el ámbito de jurisdicción nacional, el impacto en factura que genere la corrección del componente Energía equivaldrá a un incremento porcentual total anual en su factura no mayor al 80% del Coeficiente de Variación Salarial (CVS) del año anterior.

Las autoridades reiteraron que los niveles 2 y 3 no tendrán nuevas modificaciones en los precios de referencia definidos por el Gobierno Nacional en todo el 2022, luego de los que ya se aplicaron en abril.

Más normas generales

Según el Palacio de Hacienda, la herramienta para concretar esa segmentación es modificar la distribución discrecional de los subsidios que otorga el Estado, como forma de cumplir con lo pactado recientemente con el Fondo Monetario Internacional para reducir el déficit, pero a la vez tratando de que el impacto golpee lo menos posible la maltrecha economía de los sectores más vulnerables.

La portavoz Gabriela Cerruti fue la única presencia del Gobierno en el anuncio del esquema de segmentación de tarifas de luz y gas, el jueves 16.

La implementación se llevará adelante con un formato a demanda por medio de una declaración jurada de conformación de hogar. A falta de mayores prfecisiones, parece entenderse que todos aquellos hogares que lo soliciten continuarán recibiendo subsidios a la energía de acuerdo a la nueva metodología, según se desprende de los dichos de la vocero Gabruiela Cerruti, encargada de anunciar la novedad el jueves pasado (no hubo ningún ministro, tampoco los funcinarios de Energía, solamente la vocero del Gobierno).

Otros detalles puntuales del anuncio de la segmentación tarifaria para gas y luz, son los siguientes:

  • Se crea la figura del usuario a los fines de facilitar la solicitud de aquellos hogares inquilinos o residentes que no tengan la titularidad del servicio.
  • El formulario digital de simple acceso será complementado con la atención de las distribuidoras y la ANSES, universalizando el acceso presencial de inscripción y reconsideraciones en todo el territorio nacional.
  • Mediante la metodología establecida se evaluará la capacidad de pago del hogar a partir de sus condiciones socioeconómicas verificables.
  • A partir del nuevo Régimen, una vez analizadas las solicitudes por parte del Estado, en el caso de considerar errónea su categorización, los usuarios podrán solicitar una reconsideración en el nivel de subsidio de una manera ágil.
  • Los segmentos medios y vulnerables tendrán incrementos en sus facturas por debajo de la variación del Coeficiente de Variación Salarial (CVS) del 2021.
  • De esta manera, para el segmento de menores ingresos la factura de referencia bajo jurisdicción nacional, no superará el 40% del CVS, mientras que para el segmento medio no superará el 80% del mencionado coeficiente.
  • En esta línea, se registraron incrementos en las facturas ya aplicados y totales del 21,4% y 42,7% respectivamente en el área de jurisdicción nacional.
  • En el caso de las distribuidoras de jurisdicción provincial, resultará en un menor impacto en factura, en la medida que el componente del precio de la energía constituye un menor porcentaje de la factura.