Elon Musk, presidente de Tesla, con un patrimonio de 287.000 millones de dólares y la persona más rica del planeta según la revista Forbes, decidió ampliar su negocio al mundo de las redes sociales y es por eso que realizó una oferta por el 90% restante de las acciones de Twitter. Cabe resaltar que hace menos de dos semanas adquirió casi el 10% de la mencionada red social, por lo que busca quedarse con toda la empresa. La oferta es por 43.200 millones de dólares, una cifra, para poner en contexto, similar a la que Argentina le debe al Fondo Monetario Internacional (FMI).

El lunes 4 de abril, Musk adquirió el 9,2% de la empresa, lo que significa un total de 73,5 millones de acciones de un total de 800,6 títulos que componen el capital social de la empresa. Esta compra fue realizada mediante el fideicomiso «Elon Musk Revocable Trust».

Sin embargo, desde Twitter no se quedaron con los brazos cruzados y los administradores de la empresa han anunciado una estrategia corporativa llamada «poison pill» (píldora venenosa) que estará vigente hasta 2023. Esta operación es un recurso de emergencia puesto en marcha por diversas empresas estadounidenses desde 1980, y se trata de una medida legal pensada para proteger los intereses y derechos de los accionistas de aquellos inversores que buscan obtener más de un 15% de las acciones de una corporación.

En una publicación realizada el pasado viernes en la red social del pajarito, el empresario adjuntó una encuesta realizada por «Bitcoin Archive», una cuenta dedicada a criptomonedas y tecnología, que preguntaba a los usuarios si estaban de acuerdo en que Elon Musk comprar Twitter. La pregunta fue respondida por casi 20 mil personas y tuvo un 73% a favor de que el CEO de Tesla sea el nuevo propietario. Debido a estos resultados, el empresario agradeció el apoyo.