(*) Por Juan Manuel Negri

La Legislatura retomó la actividad después del receso. Con poco movimiento en Diputados y algo más en Senadores, lo más destacado fue la rosca. El rechazo anticipado del senador de Montenegro, los músculos del radicalismo y la amenaza de otro portazo peronista. Repaso con mirada marplatense.

Cámara de Senadores Bonaerenses.

La Legislatura bonaerense esta semana que pasó retomó la actividad después del receso de un semestre prácticamente perdido. En la Cámara de Diputados no hubo mucho movimiento y en el Senado sobresalió la tercera ronda de debate por la ley de alcohol cero, que avanza lentamente. Pero, para beneplácito de esta columna, lo más destacado fue la rosca.

Un proyecto de inquilinos despertó oposición en el armador del intendente Guillermo Montenegro, los radicales de la Quinta mostraron músculo en La Plata y por el lado del peronismo el partido de Grabois amenaza con armar un unibloque, como hizo en su momento la marplatense Débora Indarte. Un repaso legislativo con anteojeras marplatenses.

Rabinovich planta bandera  

Por lo bajo, la reforma a la ley de martilleros y corredores públicos (N°10.973) que estudia la comisión de Legislación General del Senado bonaerense despertó resistencias en legisladores marplatenses. Según pudo saber este medio, el ex coordinador del Gabinete de Guillermo “el gordo” Montenegro, Alejandro “Ruso” Rabinovich puertas adentro del su bancada adelantó su rechazo al proyecto que impulsa el Frente de Todos para eximir a los inquilinos del pago de las comisiones inmobiliarias.

Montenegro y su armador político y espada legislativa Rabinovich vienen momentos tensos con la gestión de Axel Kicillof, con La Cámpora y el Gobierno nacional. Como contó InforMar, en las últimas semanas Montenegro amagó con irse del encuentro que mantuvo con el Gobernador en La Plata, enojado por las críticas a Vidal y Macri, volvió a cruzarse por la distribución de recursos y las obras que necesita el histórico estadio Juan José Minella. La relación esta en uno de sus peores momentos. El gordo tiene pocas pulgas, confió a este columnista una persona que compartió política con el intendente.

Senador bonaerense de JxC, Alejandro ‘El Ruso’ Rabinovich.

El senador bonaerense Rabinovich entiende que acompañar el proyecto de alquileres significa ponerse en contra a los miles de propietarios que hay en Mar del Plata. Es notable el dato de que, según datos del Censo 2010, en General Pueyrredón hay un registro de 2 inmuebles por habitante, lo que coloca a propietarios y al sector inmobiliario como dos jugadores de peso en el distrito. En ese sentido, el proyecto tampoco encontraría respaldo en otros legisladores marplatenses.

Radicales marplatenses mostraron músculo

Los legisladores radicales marplatenses y de la Quinta sección electoral se mostraron activos en la rosca. Este fin de semana fueron parte del primer foro de legisladores de la UCR que encabezó el titular del Comité Provincia, Maximiliano Abad, en la Facultad de Derecho de La Plata.  

El marplatense dijo que la llegada de Sergio Massa al Gobierno generó “un espacio de tiempo”, llamó a “no ser funcional a ninguna estrategia desestabilizadora” y prometió que el radicalismo “va a ganar en las urnas”. Abad hace apenas unas horas también compartió la vuelta de Facundo Manes a territorio bonaerense en una recorrida por Vicente López, en la que el neurocientífico criticó las “medidas sueltas” del Gobierno y llamó a poner en marcha “un plan de estabilización”.

Titular del Comité Provincia de la UCR, Maximiliano Abad.

Desde el foro de legisladores radicales, el expresidente del concejo marplatanse y actual senador Ariel Martínez Bordaisco, una de las manos derechas de Abad, planteó que “no se puede vivir en la coyuntura y en constante sobresalto” y sostuvo que la UCR “tiene voluntad de protagonizar una transformación que no puede postergarse más”

¿Otro portazo y unibloque peronista?

Otra vez la interna nacional del Frente de Todos penetró en la Legislatura donde, como describió este espacio a mediados de mayo, siempre está latente un nuevo “efecto mariposa”. Esta semana Juan Grabois criticó las medidas de Sergio Massa, repitió que está todo mal, y dio un paso más en sus repetidas amenazas de romper con el Gobierno. Hace apenas unas semanas el dirigente Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) avisó que está dispuesto a “dejar la sangre en la calle para que no siga habiendo hambre en la Argentina”.

En esa tónica, la diputada bonaerense de Grabois, Lucía Klug, blanqueó en diálogo con este medio que plantean armar sus “propios bloques” para “mantener independencia” frente a la decepción de las políticas económicas del Gobierno. Lo que en la práctica se podría traducir en el armado de un “unibloque”, decisión que tiene un antecedente cercano con el portazo de la marplatense Débora Indarte, episodio que, en cierta forma, mezcló la interna nacional con un fuerte componente de pulseada territorial con La Cámpora.

Sin embargo, las renuncias tienen más gestualidad política que de impacto real en la composición parlamentaria: la salida de Klug del bloque peronista en los números dejaría en paridad de bancas al Frente de Todos y a Juntos (41 y 41), aunque se descuenta el apoyo de las bancadas minoritarias de ambos lados, cálculo que los pone nuevamente 43 a 43 y deja a seis legisladores como “árbitros” de la grieta. ¿Habrá VAR?

(*) El autor es director del diario digital Diputados Bonaerenses.