Buenos Aires.- El Operador del Sistema de Trasmisión de Gas de Ucrania, Sociedad de Responsabilidad Limitada (GTSOU) anunció que se ve obligada a interrumpir el tránsito de un tercio del gas ruso que pasa por el territorio ucraniano con destino europeo por «causas de fuerza mayor». Señalaron desde la empresa que se trata del recorrido que pasa por Lugansk y que actualmente se encuentra bajo las fuerzas de Moscú por lo que no estaría disponible la posibilidad del control operativo o tecnológico sobre las plantas.

Son gasoductos de Gazprom en Rusia, del 29 de noviembre de 2019. REUTERS/Maxim Shemetov.

Según un comunicado que emitió GTSOU se registró «interferencia de las fuerzas de ocupación en los procesos técnicos y los cambios en los modos de operación» que incluirían «extracciones no autorizadas de gas«, por lo que consideran que se pone en peligro «la estabilidad y la seguridad del sistema de transporte de gas de Ucrania en su conjunto». La propuesta de la empresa para la conección con Europa es modificar la ruta corriéndola más al norte del país que aún se encuentra bajo el control de Ucrania.

La medida fue confirmada por Gazprom, la compañía gasista que hoy se encuentra en manos del estado ruso, quien informó que recibió el antincipo de GTSOU, aunque aclaró que es imposible realizar el cambio de trayectoria. Otro anuncio que realizó ésta empresa fue sece del suministro de gas a Polonia y Bulgaria, al parecer por las medidas económicas que se tomaron a nivel internacional contra Rusia se pide que los pagos por el producto deberían realizarse en rublos y ambos países se negaron a hacerlo.

Queda en evidencia entonces, que todos los países que actualmente consumen el petroleo ruso continúan siendo abastecidos por su gas y es que el 40% del consumo de Europa proviene de dicho país. Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE) Rusia es uno de los tres mayores productores de petróleo del mundo, el mayor exportador en los mercados globales y segundo en la lista de exportadores de petróleo crudo, por detrás de Arabia Saudita y Estados Unidos que lideran el podio.

Desde AIE informaron que se acordó que desde el 1 de abril se puso a disposición 120 millones de barriles adicionales de sus reservas de petroleo de emergencia por un periodo de seis meses, que se suma a la medida anunciada en marzo de similares características. De hecho la última sansión anunciada por la Unión Europea va en esa dirección, apuntando a prohibir las importaciones del petroleo ruso.

La vocera de la medida fue la presidente de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, aunque aclaró que «no será fácil porque algunos estados miembros dependen en gran medida del petróleo ruso». El comunicado contempla un plan de acción de seis meses en el que progresivamente se va desprendiendo de los productos para fines del 2022, permitiendo la eliminación sin generar graven repercusiones.

Pero es clara la dependencia del comercio de este producto, que según TotalEnergies el consumo del petróleo llegaría a su máximo alrededor de 2030, este pico se suma a la disponibilidad de este bien a nivel mundial. En paralelo se espera que para el 2050 el tipo de consumo se pueda transformar y en energía eólica y solar, llegando a representar el 85% del consumo pronosticado.

Rusia habría incrementado sus exportanciones de petróleo en un 2%.

El petróleo es el gran As bajo la manga que tiene Rusia y sabe que cuenta con esa ventaja por sobre las sanciones económicas, de hecho, Gazprom habría anunciado hace pocas horas que se interrumpiría el suministro a Alemania, lo cual le costaría una profunda recesión. Por esta misma razón es que el país germano se habría mantenido al margen de las sanciones económicas contra el país que lidera Vladimir Putin y también se habría demorado lo más que pudo en el envío de ayuda a Ucrania.

En este sentido tanto Alemania como Hungría habrían manifestado su interés por no aplicar más sanciones a Rusia, hasta tanto no se tuvieran consodlidadas medidas para absover las posibles repercusiones. Es que a pesar de que se habrían reducido las importaciones del petróleo ruso, según algunos informes trascendidos públicamente, la venta del país de la ex unión soviética habría logrado superar los niveles previos a las intervenciones económicas que aplicaron diferentes países para evitar que se continúe con la invación a Ucrania.

Según éstos informes entre abril y marzo, las exportaciones de gas de Rusia habrían aumentado un 2% con una suba en el precio del producto y es por ello que desde la Unión Europea se tomó la decisión de prohibir las importaciones. Es que al parecer, tanto India como China se están encargando de comprar ese «excedente», de hecho se habla de que la India alcanzaró a comprar un 1 millón de barriles diarios con un promedio de 500 mil barriles por día.