Sergio Massa es uno de los armadores de la política argentina desde hace algún tiempo, pero a medida que se profundiza el enfrentamiento entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio, los partidos y espacios potenciales aliados que se puedan conseguir son claves para lograr un mejor resultado en las elecciones. Las decisiones de alianzas que tomó el actual presidente de la Cárama de Diputados de la Nación lo hicieron más de una vez contradecir dichos de él mismo y tener que desdecirse.

El ex presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, habla con periodistas en el salón de Pasos Perdidos del Congreso. (NA)

Su carrera política empezó en la Unión de Centro Democrático fundada por Alvaro Alsogaray y en la década del 90 fue presidente de la juventud de esa agrupación en la provincia de Buenos Aires, hasta que se sumó al justicialismo en 1996. Sus comienzos en el PJ fueron durante la gestión del presidente Carlos Menem, ya fallecido.

Para 2002 con tan sólo 29 años, estaría al frente del Anses durante la presidencia de Eduardo Duhalde, tras la renuncia de Fernando de la Rúa. Con la asunción de Néstor Kirchner permaneció al frente del organismo y en 2005 fue electo diputado aunque no asumió y en 2007 fue elegido intendente de Tigre, y aunque es reconocido como tigrense eso tampoco es cierto, dado que en realidad es de San Martín una localidad de la Provincia de Buenos Aires, dónde también gestionó el actual Ministro de Obras de la Nación Gabriel Katopodis.

Recién en 2008, con los cambios en el gabinete de Cristina Fernández de Kirchner, derivados del voto «no positivo» del entonces vicepresidente Julio Cobos al proyecto de ley de retenciones móviles, fue que lo convocaron para ser el jefe de Gabinete en reemplazo de Alberto Fernández. Pero luego de un año de gestión y ante un resultado poco favorable para el kirchnerismo, ni lento ni perezoso Massa presentó su renuncia.

En 2013, empezó su recorrido político de la mano del Frente Renovador con el famoso spot que revivió la madrugada del 27 de julio, su mujer Malena Galmarini, actual titular de la Anses. Durante esa campaña, Massa realizó diversas entrevistas, entre ellas una con Luis Majul en La Cornisa en la que también tuvo una participación Jorge Rial quién le consultó:

Sergio, si ganás ahora las PASO y en octubre lográs ganarle al kirchnerismo, no te vas a volver a juntar con los kirchneristas, ¿no?

El referente político aprovechó la oportunidad y miró a la cámara con un tono que fue disruptivo para el que se venía manteniendo, más jocoso en la entrevista y dijo:

Nunca más. Para mí es una etapa terminada.

De verdad… – le replicó Rial.

Absolutamente.

El diálogo continuó y Massa le explicó que: «tiene que ver con una convicción que es sentir que no tengo nada que ver, ni con Moreno, ni con Delía, ni con La Cámpora. Yo no tengo nada que ver con eso y entonces, no puedo volver para atrás».

Entrevista completa.

Pero sus polémicas declaraciones no terminaron ahí, durante esos años en un acto electoral Massa sostuvo:

«Trasmitamos a cada argentino, que por ahí nos dice ‘están tomando el control del Estado’, ‘están poniendo a fulano, a mengano’ yo voy a barrer a los ñoquis de La Cámpora que no quieren dejar como parásitos en el Estado» y sostuvo de manera muy contundente «voy a ser Presidente porque me da asco la corrupción ¡Los voy a meter presos, yo no les tengo miedo» y de hecho esa última frase la utilizó como parte de sus spot dentro de la campaña.

Incluso y para reforzar su postura, en aquel entonces quién lo acompañó a Massa fue Franscico De Narváez, quién empezó su carrera política de la mano de Mauricio Macri y Gabriela Cerruti en 2009 pero que abandonó esas filas para unirse al Frente Renovador tiempo después. Para 2015, De Narváez anunció que se corría de la candidatura para dirigir la provincia de Buenos Aires a fin de que Sergio Massa y Mauricio Macri llegaran a un acuerdo.

En declaraciones radiales De Narváez, explicó en ese momento que «ninguna fuerza de la opposición sola puede derrotar al kirchnerismo» y luego de que el acuerdo no llegara consideró que era «un error histórico de Mauricio Macri no haberlo aceptado». El interés de Sergio Massa por mostrar una unión cercana con el líder del PRO consiguió incluso que para el cierre de las elecciones generales de 2015 el tigrense les insinuara a sus votantes que en el balotaje apoyaran a Macri.

De hecho, los resultados que obtuvo a pesar de las duras críticas que empezaron a rondarlo, lo dejó como la tercera fuerza dentro de las elecciones de 2015. Aún apartándose de la centralidad del PJ, Massa logró agrupar al 21% de los votantes con ‘Unidos por una nueva alianza’, lo cuál le permitió tener una mayor fuerza en el armado político y fue lo que lo terminó posicionando hoy, en el eje principal de la coalición del Frente de Todos.

En declaraciones públicas aclaró que no apoyaba abiertamente a ninguno de los candidatos que en esas elecciones fue a Balotaje, Mauricio Macri y Daniel Scioli, pero textualmente dijo que apoyaría:

«A la gente, a la gente que nos apoyó, les vamos a devolver con mucho compromiso y mucho trabajo el esfuerzo que puso pero sobretodo los sueños que puso a la hora de elegirnos, vamos a garantizar que la Argentina siga el camino del cambio, vamos a garantizar que los argentinos vean reflejadas en las acciones de gobierno de los próximos 4 años el 82% móvil que es lo que le exigimos al próximo Presidente, la declaración de emergencia por inseguridad en el Gran Buenos Aires, en el Gran Córdoba, en el Gran Rosario, en el GRan Mendoza, vamos a exigir además la declaración de guerra contra el narcotráfico en la Argentina, vamos a exigirle a todos los que tengan responsabilidad en el gobierno la eliminación del impuesto a las ganancias que es un robo, las paritarias libres para los trabajadores, las cosas elementales. Aquellas cosas por las cuales la gente depositó su sueño y su confianza al lado nuestro el 25 de octubre».

Entrevista en Telefé 2015.

Ese tipo de declaraciones, hizo que parte de su electorado tomara posición frente al kirchnerismo y decidiera que la mejor opción fuera Juntos por el Cambio. De hecho, Scioli venía de una gestión paupérrima en la provincia de Buenos Aires, y Sergio Massa pide que se declare la emergencia en materia de seguridad en dicho distrito, dando a entender que su postura no estaba cercana al kirchnerismo.

Pero el mayor ingrediente que tiene Sergio Massa y que lo convierte en un eslabón infaltable para la gestión del gobierno es su gran relación con diferentes empresarios del país

Los rumores que rondan al tigrese sobre sus relaciones con los grupos empresarios, lo dejaría en una posición privilegiada para la toma de decisiones en caso de que su cargo cambie. Pero si bien, actualmente se especula con un posible paso al Ministerio de Economía, que dicho sea de paso no es economísta sino abogado recibido en 2013, también hay rumores de que su jugada política sería otra.

Dos de sus principales referentes políticos que se muestran audaces ante las maniobras electorales, son Gabriel Katopodis y Martín Insaurralde. El primero de ellos, gestionó la intendencia de la ciudad de San Martín en la Provincia de Buenos Aires, hasta que asumió Alberto Fernández en 2019 y pasó a ser el Ministro de Obras de la Nación y el segundo, fue intendente de Lomas de Zamora, hasta el primer cambio de Gabinete que sufrió Axel Kicillof, tras la derrota legislativa frente a Diego Santilli en 2021.

Ambos dirigentes, mantienen perfiles más bien bajos a nivel poblacional, pero el armado político que tienen los hace escalar poco a poco dentro de los cargos públicos. El lomense, intentó varios años escalar a la gobernación pero el freno de Cristina Fernandez se lo impidió, hasta que Kicillof necesitó una ayuda para lograr alianzas con la oposición en el partido bonaerense.

Demás está decir que para 2019, Massa cambió de opinión con relación a la postura que siempre había sostenido sobre La Cámpora y el kirchnerismo y retomó su alianza con esos sectores, para integrar un frente que pudiera derrotar en las urnas a la oposición, tomarse revancha de 2015 y 2017 y llegar al poder.

Lo que siguió desde entonces es historia conocida…