La Cámara de Diputados dio el primer paso en el tratamiento del proyecto impulsado por la oposición para la implementación de la Boleta Única de papel en las elecciones de categorías nacionales de 2023, iniciativa que es rechazada por el Frente de Todos (FdT).

Luego de que en la última sesión de la Cámara baja, Juntos por el Cambio logrará juntar los votos para el emplazamiento de las comisiones de Asuntos Constitucionales, de Justicia y de Presupuesto, se realizó el primer plenario y se acordó fijar un cronograma de trabajo.

Primera reunión plenaria de comisiones en Diputados para discutir la boleta única electoral para 2023 que impulsa la oposición unificada.

Casi todos los partidos de la oposición (exceptuados un par de legisladores de Javier Milei y el bloque de izquierda) sumaron 132 votos en el recinto la semana pasada y aprobaron una moción para emplazar a un plenario de comisiones para los días 11, 17, 24 y 31 de mayo. A fin de mes deberán emitir dictamen para poder debatir el tema en el recinto a principios de junio.

Los impulsores del cambio en el sistema electoral ya acordaron que según esta iniciativa solo se propondrá la Boleta Única en la elección de tres categorías: presidente y vice, senadores y diputados nacionales.

Esta primera reunión plenaria no estuvo exenta de polémica, ya que la principal bancada opositora de Juntos por el Cambio (JxC) solicitó que las audiencias con especialistas invitados puedan realizarse de manera remota, para agilizar el proceso de debate; pero en el oficialismo no estuvieron de acuerdo y pidieron ceñirse al reglamento de la cámara.

Fue el presidente del bloque radical, Mario Negri, quien planteó la posibilidad de que los plenarios con invitados pudieran realizarse de manera mixta, teniendo en cuenta la circunstancia de que antes del 31 de mayo, fecha en la que se pretende alcanzar la firma de dictámenes, habrá dos feriados.

La diputada de Identidad Bonaerense (Interbloque Federal) Graciela Camaño apoyó la propuesta del cordobés, al señalar que «las informativas híbridas deben ser parte del juego de la política», de modo que -reclamó en vano- dejarse «acompañar por la tecnología». Apoyó la moción la diputada macrista Silvia Lospennato recordando que «el reglamento dice audiencias públicas y debates virtuales», en tanto que recordó que «esta herramienta (la virtualidad) se utilizó en infinidad de casos».

El oficialismo, a través de Leopoldo Moreau y el jefe de la bancada Germán Martínez, insistió en que el pleno de la cámara no había autorizado la virtualidad en la moción de emplazamiento aprobada durante la sesión, con lo cual no podía darse lugar al pedido opositor. Finalmente, al cabo de una hora de discusiones, Negri dio por terminada la controversia, a la que tildó de «ociosa» y señaló: «Aunque creamos que tenemos razón, vamos a avanzar y las reuniones serán presenciales«.

En concreto, el FdT trata de ganar tiempo para neutralizar este tema, sin contar con un argumento firme para oponerse; mucho menos porque, como se dijo en en la reunión de comisiones, el sistema de boleta sábana que todavía se utiliza en Argentina ha sido «abandonado por más del 95% de las democracias del mundo», ya que apenas 16 países aún no modificaron su sistema electoral, y en América Latina «Argentina y Uruguay son los únicos dos países que conservan este sistema».

Además, con el sistema vigente cada fuerza requiere de 102 mil fiscales para cubrir la jornada electoral y reponer las boletas, aparte de los inconvenientes provocados por el robo de boletas o la adulteración, que son los inconvenientes que las fuerzas políticas más chicas denuncian en cada elección.

El Frente de Todos defiende el actual sistema de votación con boletas impresas de papel, con las listas completas de candidatos. Pero la oposición podría dar el golpe si JxC por el Cambio consigue sumar al interbloque Federal en un dictamen unificado que supere en cantidad de firmas al del FdT.

Días atrás, la vicepresidente Cristina Kirchner cuestionó abiertamente la iniciativa opositora con una serie de argumentos, alegando que el sistema de Boleta Única solamente dejaría ver en la papeleta al primer candidato de la alianza electoral por cada una de las categorías y «escondería» a todos los candidatos que se sitúan por debajo.

Sin embargo este miércoles Lospennato desmintió a la vicepresidente: de acuerdo a lo conversado entre las fuerzas impulsoras del cambio figurarían imágenes de hasta «cinco candidatos en cada boleta», refutó la legisladora de JxC.