Buenos Aires.- Al cabo del primer trimestre del año el ingreso promedio de un asalariado apenas cubría 70% de una canasta alimentaria para la subsistencia de una familia tipo durante un mes, según surge de una proyección sobre datos oficiales proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

El organismo difundió este miércoles un informe titulado «Distribución del Ingreso« en el país, que habitualmente tiene tres meses de rezago por la complejidad en su elaboración, de allí que este último trabajo se refiere al período enero-marzo.

En el informe del Indec se expone la dificultad creciente de los trabajadores registrados y no registrados para acceder a la canasta alimentaria básica.

Según el Indec, entonces, el ingreso promedio de un asalariado al 30 de marzo de 2022 se ubicaba en $ 64.755 pesos, mientras que la canasta básica alimentaria para la misma fecha ya ascendía a $ 89.960. De esta forma un sueldo promedio alcanza para cubrir el 72% de esos gastos primarios para la subsistencia familiar.

Este universo comprende a los empleados asalariados registrados tanto como a los no registrados, que suman en total 9.042.654 personas. Los trabajadores formalmente inscriptos (en blanco) estaban en mejor situación ya que tenían ingresos equivalentes a $ 79.880, mientras que los no registrados (informales, en negro) obtenían apenas $ 36.631 en promedio.


Según el mismo informe, los varones tuvieron un ingreso promedio de $75.552, mientras que el de las mujeres fue de $54.205.


Los datos posteriores a marzo permiten inferir que la situación pudo haberse complicado más todavía, debido a que la suba de precios por efectos de la inflación fue superior a la de los ingresos, pese a los bonos distribuidos por el Gobierno y a los aumentos salariales por paritarias para trabajadores registrados.

El trabajo precisó que el ingreso promedio per cápita del total de la población activa (exceptuados niños y ancianos) que corresponde a 29.072.997 personas, alcanzó los $39.644, mientras que la mediana del ingreso per cápita fue de $29.500.

Respecto a la población ocupada, se registró un ingreso promedio de $61.843 y un ingreso mediano de $50.000, equivalente al límite superior de ingresos del decil 5, bajo el cual se sitúa el 50% de las personas ocupadas.

El ingreso promedio de los primeros cuatro deciles de la población, ordenada según ingreso de la ocupación principal, es de $23.443. El ingreso promedio del estrato medio (deciles del 5 al 8) es de $60.165, mientras que el ingreso de los deciles 9 y 10 equivale a $142.016.