Buenos Aires, New York (EE.UU.).- El Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó a nivel técnico la segunda revisión del acuerdo con la Argentina, pero recién «en las próximas semanas» el directorio del organismo dará el visto bueno. Se cumplieron casi todas las metas pactadas para esa etapa entre el organismo financiero y el ex ministro Martín Guzmán, menos una -y muy importante-: sigue siendo deficitario el nivel de recuperación de las reservas de divisas en el Banco Central (BCRA).

La noticia de que la Argentina superaba la segunda revisión del FMI ya la llevó de regreso a Buenos Aires el ministro de Economía Sergio Massa tras ser recibido por funcionarios del Fondo y del Departamento del Tesoro estadounidense; pero este lunes y de manera formal, la recibió también el presidente Alberto Fernández de boca de Kristalina Giorgieva, la titular del FMI (traductor mediante, pues el mandatario argentino no habla inglés).

El presidente Alberto Fernandez y la directora gerente del FMI Kristalina Georgieva, durante la reunión que mantuvieron en el consulado argentino argentino en New York.

Sin embargo, esta aprobación de las metas del segundo semestre no garantiza para nada que pueda cumplirse con todo el programa acordado con el FMI, que es de 30 meses. Persiste la preocupación del Fondo por el índice inflacionario y la escasez de reservas, y así se lo transmitieron tanto a Massa como ahora a Fernández.

En concreto, una vez que se complete formalmente la revisión, la Argentina tendría acceso a un desembolso de alrededor de US$ 3.900 mil millones que, como ya se sabe, se aplicarán a saldar distintos vencimientos del crédito anterior tomado por el gobierno de Mauricio Macri. Sin embargo, el vencimiento por más de US$2.600 millones que opera esta semana, deberá pagarlos el BCRA con reservas propias.

Para el Fondo la mayoría de los objetivos del programa cuantitativo hasta fines de junio de 2022 se cumplieron, con la excepción del piso de las reservas internacionales netas. Cabe precisar que si hay un «mérito» en haber pasado el examen le corresponde a Guzmán, no a Massa ni a Silvina Batakis, pues en el período analizado (abril-junio) la gestión económica estaba a cargo del ex ministro.

«El personal técnico del FMI y las autoridades argentinas han llegado a un acuerdo a nivel de personal técnico sobre la segunda revisión bajo el acuerdo de Facilidades Extendidas de 30 meses de Argentina», sostuvo el FMI, en un extenso comunicado fechado en Washington. En ese texto, el organismo destacó que «las recientes y decisivas medidas de política destinadas a corregir reveses anteriores, están ayudando a restaurar la confianza y fortalecer la estabilidad macroeconómica, incluso mediante la reconstrucción de las reservas internacionales».

Claro que, además de elogios, también hubo advertencias: «La implementación decidida de políticas sigue siendo esencial para consolidar la estabilidad macroeconómica y comenzar a abordar los desafíos arraigados de Argentina, en particular la inflación alta y persistente».

El equipo técnico del FMI fue encabezado por Luis Cubeddu, subdirector del Departamento del Hemisferio Occidental y Jefe de Misión para Argentina, quien destacó que la revisión «se centró en evaluar el progreso desde la finalización de la primera revisión, actualizar el marco macroeconómico y llegar a acuerdos sobre un paquete de políticas sólidas para continuar afianzando la estabilidad macroeconómica y asegurar un crecimiento sostenido e inclusivo».

En este contexto, resaltó que «se acordó que los objetivos clave establecidos al momento de la aprobación del acuerdo, incluidos los relacionados con el déficit fiscal primario y las reservas internacionales netas, permanecerán sin cambios hasta 2023».

Queda claro para Massa como para el Gobierno en su conjunto, que el FMI sigue teniendo como prioridad para habilitar desembolsos futuros que la Argentina debe resolver los problemas graves que tiene: alta inflación, escasez de reservas y creciente déficit fiscal.

«Este enfoque proporciona un ancla vital para continuar reconstruyendo la credibilidad y sostener el compromiso renovado de implementar el programa», enfatizó Cubeddu, quien a estas alturas ya es un experto en los vericuetos de la macroeconomía argentina, como que los viene monitoreando desde antes de que el kirchnerismo regresara al poder.

En ese marco, el Fondo vislumbra «un entorno global más difícil (presiones inflacionarias en curso, endurecimiento de las condiciones financieras y desaceleración del crecimiento) y las recientes presiones del mercado interno».

«No obstante, y en el contexto de acciones decididas por parte del nuevo equipo económico, las presiones del mercado se están disipando y la perspectiva de crecimiento permanece sin cambios en 4% para este año, antes de moderarse a la tasa potencial de 2% a partir de 2023», señaló.

Con suma cautela, los técnicos del FMI puntualizaron las mejoras que advierten a partir de la nueva gestión económica: mejor focalización de los subsidios a la energía, el agua y el transporte; diferente priorización del gasto para asegurar la ejecución de proyectos de inversión críticos y la protección adecuada de los hogares pobres; controles de gastos fortalecidos; y esfuerzos para revisar los incentivos fiscales corporativos y fortalecer el cumplimiento de los ingresos.

Finalmente, respecto de la política monetaria, el Fondo celebra todo aquello que el núcleo kirchnerista del Gobierno considera herejías: «el Banco Central está comprometido con la implementación continua y más consistente del marco de política monetaria, que ya está generando tasas de interés reales positivas. Esto es necesario para fortalecer la demanda de activos en pesos, reducir las presiones externas y apoyar una reducción de la inflación alta y persistente, respaldada también por una reducción continua en el financiamiento monetario del déficit fiscal», destacó el organismo.

Cara a cara con Giorgieva

En tanto, el presidente argentino Alberto Fernández se reunió en el mediodía de New York con la directora gerente al Fondo. En la sede del consulado argentino en esa ciudad, Kristalina Georgieva le adelantó al Presidente los trazos principales del documento del staff técnico en el que se da por cumplida la segunda revisión del programa firmado este año.  

La directora del Fondo Monetario dialogó con periodistas antes de reunirse con Fernández.

Excelente reunión con el presidente Fernández. Enfatizamos la importancia de la implementación decisiva del programa para combatir la inflación y fortalecer la estabilidad para el crecimiento sostenible e inclusivo de los argentinos”, resumió Georgieva en su cuenta de Twitter tras el cara a cara con el jefe de Estado.

Unos minutos antes, la titular del organismo multilateral ofreció una rueda de prensa en la que expresó su reconocimiento «por la forma muy seria en la que el ministro (Sergio) Massa y su equipo están abordando los desafíos significativos de la Argentina”. Y, en línea con el documento del staff técnico, agregó que “la estabilización que ha experimentado la economía argentina y también el avance en lo que hace a la reconstrucción de las reservas”, son indicios destacables.

Por su parte, el embajador argentino en Estados Unidos, Jorge Argüello, confirmó que se espera que el próximo 7 de octubre el directorio del FMI se reunirá para aprobar la segunda revisión del programa, por lo que el desembolso de fondos será recién después de esa fecha.