Buenos Aires.- La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) publicó un informe en el que se dió a conocer la performance de las empresas, se realizó sobre los datos que se obtuvieron durante abril. Si bien la producción industrial manufacturera PyMe subió 3,4% anual, tuvo una retracción de 0.5% en comparación a marzo.

El uso de la capacidad instalada de las empresas se ubicó en 70.4%, lo que representó 1.2 puntos porcentuales menos que el mes anterior y los niveles más elevados los registró la industria textil e indumentaria con 75.8% mientras que los más bajos fueron en Alimentos y Bebidas con el 68%. Del estudio se desprende que los pedidos de producción se mantuvieron pero las empresas manifestaron tener mayores dificultades que lo habitual para producir por las demoras en entregas de materia prima.

En relación a las problemáticas que indicó CAME que tuvo la industria explicaron que se debió al encarecimiento y desabastecimiento de insumos. Aunque señalaron que no hubo inconvenientes con la demanda, dado que «el mercado se mostró muy dinámico», de hecho según las consultas el 62% de las pymes indicaron que la situación actual de su empresa es «buena o muy buena«, datos que superan en 1.4 puntos a marzo.

En relación a las expectativas, el 10% de las empresas que formaron parte del informe, esperan que para los próximos 2 meses la producción aumente, el 85% que se mantenga sin cambios y el 5% espera que disminuya.

  • Indumentaria y textil: La producción subió 4,3% anual en abril y bajó 9,3% en la comparación mensual. Los pedidos de producción de ropa de invierno se mantuvieron firmes a lo largo del mes y el sector trabajó con el 75,8% de sus instalaciones, que son niveles relativamente elevados. El sector se encuentra en una etapa de renovación de maquinarias e incorporación de tecnología para abastecer a la oferta y particularmente en abril, se enfrentó con problemas de abastecimiento de algunos insumos, especialmente telas, hilos y tintas.
  • Productos químicos y plásticos: La producción cayó 2,5% anual en abril y 14,4% mensual. El uso de la capacidad instalada fue de 70,5%, 2,9 puntos porcentuales por debajo de marzo. Las empresas del sector consultadas coincidieron en que la demanda se está mostrando más incierta. A su vez, la actividad viene teniendo un año complicado por la inflación en dólares de sus insumos, que están incidiendo sobre las ventas.
  • Papel, cartón, edición e impresión: La producción bajó 0,9% anual en abril y 0,9% mensual. Pero el uso de la capacidad instalada subió 0,8 puntos porcentuales, a 70,5%. Para el subsector edición e impresión, fueron meses activos por la feria del libro, a pesar que el paso a lo digital les viene marcando una tendencia de menor demanda. También la producción de papel y cartón se movió bien, especialmente en los sectores orientados a la industria.
  • Alimentos y bebidas: La producción bajó 0,2% anual en abril y 5,5% mensual. Se trabajó con 68% de la capacidad instalada, 5,1 puntos menos que en marzo. El sector encontró mayores problemas para trasladar las subas de costos a precios porque la demanda no mantuvo la firmeza de meses anteriores. La demanda escolar, el regreso de los eventos o del trabajo presencial, que son factores que vienen traccionando la demanda en rubros como fábricas de pastas, de galletitas, de productos de panadería, o bebidas, se mostraron más sensibles a los aumentos de precios en abril y los empresarios debieron absorber una parte con su rentabilidad.
  • Metálicos, maquinarias, equipos y material de transporte: La producción subió 11,6% anual en abril y 12,1% mensual. El sector está muy activo impulsado por las mayores inversiones que vienen realizando la industria y el agro. La obra pública es otro elemento que ayuda al buen momento de la actividad. Igualmente, los fabricantes consultados reclaman por los aumentos semanales de precios de sus insumos y por la incertidumbre en las entregas por parte de los proveedores. En abril se trabajó con 69,8% de la capacidad instalada, 0,9 puntos porcentuales arriba de marzo. Según las empresas consultadas, la falta de insumos y de mano de obra especializada es lo que hoy impide aumentar más la producción, no la demanda en sí.
  • Maderas y muebles: La producción bajó 7,1% anual en abril y subió 6,9% mensual. Las empresas trabajaron con el 72,9% de sus instalaciones, 1 punto porcentual por encima de marzo. El sector notó las dificultades para conseguir insumos básicos como pegamentos o también las demoras en las entregas de placas importadas. De todos modos, la demanda estuvo más activa que en marzo y eso contribuyó a mejorar las expectativas del sector.

La fecha de relevamiento que indicó la CAME fue del 5 al 17 de abril, que mide la evolución de la facturación de la industria facturera PyME, la muestra a total nacional es de 320 casos, procedentes de 22 provincias y CABA. Se contemplaron los siguientes rubros: Alimentos y bebidas; Madera y Muebles; Metal, maquinaria y equipo, y material de transporte; Papel e impresiones; Químicos y plásticos y Textiles e indumentaria. Los mismos representan, según la CAME, el 87% de la industria manufacturera PyME.