Buenos Aires.- La Asociación Sindical de los Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (CICOP) reiteró hoy al gobierno bonaerense su pedido de reapertura de las negociaciones salariales, y en ese sentido, el presidente del gremio, el médico Pablo Maciel, expresó mediante un comunicado que «vamos a hacer valer las cláusulas firmadas en el último acuerdo paritario para actualizar nuestros salarios atentos a que la inflación de julio tensa nuevamente las paritarias«.

El sector de salud sigue reclamando por mejorar la situación salarial en los municipios

«Es imprescindible revisar los montos y plazos de la paritaria de los trabajadores de la salud a nivel provincial y en cada uno de los municipios para proteger los salarios de la inflación», agregó. En la última reunión que mantuvieron con el gobierno bonaerense en abril, aceptaron «disconformidad» el aumento del 44,5%, que previó el incremento en julio de 28,8% y aclararon que continuarían con la revisión y monitoreo.

Según el último acuerdo, los trabajadores de la salud de la provincia tendrán un nuevo aumento en el mes de septiembre, pero desde CICOP estiman que «este porcentaje no va alcanzar a compensar la inflación» y que por eso esperan que «en los próximos días se convoque a los gremios para revisar la paritaria«. De esta manera, el salario ingresante de 36 horas planta pasa de $85.044 a $99.832 en marzo, a $109.572 en julio y $122.877 en septiembre; el salario ingresante de 36 horas en la guardia en día hábil pasa (en los mismos períodos) de $96.965 a $113.660, $124.592 y $139.567; mientras que el salario de 48 horas con bloqueo ingresante pasa de $139.607 a $163.125, $178.320 y $199.266.

Además, remarcaron que «en los municipios la situación es aún más acuciante, dado que las negociaciones están frenadas en la mayoría de los casos o ni siquiera existen, situación que pone a los trabajadores de la salud del ámbito municipal en una situación muy grave, que debe ser atendida por los municipios de forma urgente». En relación a ésto desde el gremio aclararon que se plantea desde hace tiempo la necesidad de reacomodar la situación y equiparar los salarios.

«Hemos convocado a asambleas en toda la provincia para debatir esta situación y estamos evaluando convocar a un congreso de delegados en las próximas semanas», anticiparon y en la mismo línea añadieron que «hemos decidido comenzar a salir a la calle junto a otros sectores para exigir al gobierno nacional medidas a favor de los sectores populares y políticas claras para detener la suba de precios y la inflación«. 

«Es probable que el 17 de agosto confluyamos en las calles con otras organizaciones gremiales con estos reclamos» porque «se tienen que poner límites a los sectores que siguen especulando en medio de una crisis económica que está afectando a nuestro país y al mundo entero», concluyeron.