Buenos Aires, New York (EE.UU.).- Salman Rushdie, el novelista de 75 años nacido en India que pasó años escondido después de que Irán ordenó su muerte en 1989 por sus escritos, resultó gravemente herido apuñalado en el cuello cuando estaba a punto de dar una conferencia en el estado de Nueva York, según la policía y un testigo presencial. Su agresor fue imputado por intento de asesinato.

La gravedad del estado del escritor fue revelada por su agente Andrew Wylie, según difundió el New York Times. «Las noticias no son buenas», escribió Wilye, mientras que al ampliar la condición de su representado, señaló que «Salman probablemente perderá un ojo; los nervios de su brazo fueron cortados; y su hígado fue apuñalado y dañado». En el mensaje dijo que Rushdie estaba conectado a un respirador y no podía hablar.

Primeras imágenes tras el ataque al escritor Salman Rushdie, en New York (Foto NA-Redes sociales).

Ensangrentado fue trasladado en avión a un hospital. En tanto que el doctor Martin Haskell, un médico que se encontraba entre los que se apresuraron a ayudar, describió las heridas de Rushdie como “graves pero recuperables”.

Rushdie, por cuya novela «Los versos satánicos» recibió amenazas de muerte del líder de Irán en la década de 1980, fue atacado cuando estaba a punto de dar un conferencia en el oeste de Nueva York. El hecho ocurrió cuando un hombre corrió hacia el escenario de la Institución Chautauqua y atacó a Rushdie en el momento en que era presentado para dar una charla sobre la libertad artística ante una audiencia de cientos de personas, dijo un testigo citado por la agencia Reuters.

La policía indicó que un agente estatal presente en el evento logró detener de inmediato al atacante. Horas después se supo que la policía lo identificó como Hadi Matar, un joven de 24 años que permanece bajo custodia. Eugene Staniszewski, de la Policía del Estado de New York, dijo en una conferencia de prensa que Rushdie fue apuñalado una vez en el cuello y una vez en el abdomen.

Dijo también que Matar contaba con un ticket de ingreso al evento, como el resto de la audiencia y agregó que habían encontrado «una mochila en la escena y dispositivos móviles”.

Fue intento de asesinato

Hadi Matar, el sospechoso del ataque contra el escritor Salman Rushdie en un evento en el estado de Nueva York, fue acusado de intento de asesinato y está detenido sin fianza, dijo el sábado la oficina del fiscal del condado de Chautauqua.

Matar se declaró inocente en una comparecencia ante el tribunal el sábado, dijo a Reuters su abogado de oficio, Nathaniel Barone. El detenido, un hombre de 24 años de Fairview (Nueva Jersey), fue procesado a última hora del viernes por los cargos de intento de asesinato en segundo grado y de agresión en segundo grado, dijo el fiscal del condado, Jason Schmidt, en un comunicado.

Schmidt afirmó que los organismos policiales estatales y federales, incluidos los de Nueva Jersey, están trabajando para comprender la planificación y la preparación que precedieron al ataque y determinar si deben presentarse cargos adicionales.

El escritor cayó al suelo cuando el hombre lo atacó y luego fue rodeado por un pequeño grupo de personas que le levantaron las piernas, al parecer para enviar más sangre a la parte superior del cuerpo, mientras el atacante era inmovilizado, según un testigo que asistió al acto y pidió no ser identificado.

Un médico del público ayudó a atender a Rushdie mientras llegaban los servicios de emergencia, según la policía, en tanto que Henry Reese, el moderador del acto, sufrió una herida leve en la cabeza.

El escritor nacido en la India pasó buena parte de su vida amenazado de muerte por el régimen iraní.

La policía local trabajaba con investigadores federales para determinar el motivo del ataque, mientras que no se había establecido qué tipo de arma se utilizó. La gobernadora del estado Kathy Hochul, sostuvo que Rushdie estaba «recibiendo la atención que necesita».

Vivir amenazado

Rushdie, nacido en el seno de una familia musulmana india, enfrentó amenazas de muerte por su cuarta novela, «Los versos satánicos», que según algunos musulmanes contiene pasajes blasfemos. La novela fue prohibida en muchos países con grandes poblaciones musulmanas tras su publicación en 1988.

Un año después, el ayatolá Ruhollah Jomeini, entonces líder supremo de Irán, promulgó una fatua, o edicto religioso, llamando a los musulmanes a matar al novelista por blasfemia. Rushdie se escondió durante muchos años y el gobierno iraní dijo en 1998 que ya no respaldaba la fatua, por lo que Rushdie ha vivido de forma relativamente abierta en los últimos años.

No obstante, organizaciones iraníes -algunas afiliadas al gobierno- recaudaron una recompensa de millones de dólares para el asesinato de Rushdie y el sucesor de Jomeini como líder supremo, el ayatolá Ali Jamenei, dijo en 2017 que la fatua seguía siendo válida.

Rushdie publicó una memoria sobre su vida bajo la fatua llamada «Joseph Anton», el seudónimo que usó mientras estaba bajo protección policial. Su nueva novela, «Ciudad de la victoria», se publicará en febrero.

Se encontraba en la Institución Chautauqua para participar en un debate sobre Estados Unidos como asilo para escritores y artistas en el exilio y «como hogar para la libertad de expresión creativa», según el sitio web de la institución. Se convirtió en ciudadano estadounidense en 2016 y vive en la ciudad de New York.

Rushdie ha sido un feroz crítico de la religión en todo su espectro. Ha criticado la opresión y la violencia en su India natal, incluso bajo el gobierno del primer ministro Narendra Modi, líder del partido nacionalista hindú Bharatiya Janata.

La misión de Irán ante Naciones Unidas en Nueva York no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios sobre el ataque sufrido por el escritor.

PEN America, un grupo de defensa de la libertad de expresión del cual Rushdie es expresidente, dijo que se estaba «recuperando de la conmoción y el horropor lo que calificó como un ataque sin precedentes contra un escritor en Estados Unidos. «Salman Rushdie ha sido blanco de ataques por sus palabras durante décadas, pero nunca se ha estremecido ni vacilado», dijo Suzanne Nossel, directora ejecutiva de PEN, en el comunicado.

Temprano en la mañana, Rushdie le había enviado un correo electrónico para ayudar a reubicar a los escritores ucranianos que buscaban refugio, afirmó. El senador Chuck Schumer de New York lo calificó como «un ataque a la libertad de expresión y pensamiento».

En tanto que según consignaron agencias internacionales ,por lo menos tres medios iraníes celebraron el ataque contra el escritor en New York.

“Felicitaciones y bravo a ese hombre valiente y obediente que atacó al malvado apóstata Salman Rushdie, y un beso en su mano que desgarró el cuello del enemigo de Dios con un cuchillo”, publicó el diario Kayhan, que muchos vinculan con el ayatola Alí Jamenei, el máximo líder del régimen persa.

Según la agencia Iran International, otro diario, el Vatan-e Emrooz, también celebró el ataque y en su portada se puede leer: “Un cuchillo en el cuello de Salman Rushdie: El autor apóstata atacado en NY”. Y el diario Khorasan también se refirió al ataque y en su portada se puede leer el título: “Satán en el camino al infierno”.

Un grupo de musulmanes manifestando contra el libro «Los versos satánicos», en La Haya (Países Bajos), en 1989. (Foto: Rob Croes / Anefo).