Buenos Aires.- El Ministerio de Salud de la Nación confirmó hoy que se registró el primer paciente de la viruela del mono en Argentina. Se refiere al caso del hombre de 40 años que había regresado al país luego de una estadía en España y que el 22 de mayo se había acercado a un centro de salud por síntomas similares. Según informaron desde la cartera, la prueba de PCR dio positiva y aclararon que se continúan los estudios para comprobar la variante.

En paralelo anunciaron que se está haciendo un análisis sobre otro caso sospechoso que se encuentra de visita en el país y es residente español. Aunque tiene los síntomas compatibles con la enfermedad, aclararon desde el Ministerio que no hay registros de contacto con alguna persona que haya dado positivo. Detallaron que arribó al país el miércoles 25 de mayo, «el paciente se encuentra en buen estado general, aislado» y señalaron que «sus contactos estrechos se encuentran en seguimiento clínico y epidemiológico estricto, siendo todos asintomáticos a la fecha», y las pruebas también están siendo analizadas en el Laboratorio Nacional de Referencia INEI-ANLIS Carlos Malbrán.

Diferentes especialistas en salud declararon públicamente que no habría peligros ni motivos por los cuales alarmarse, dado que se han registrado con anterioridad éste tipo de enfermedades y no podría generarse una pandemia por el bajo nivel de contagiosidad que tiene. De todos modos, cabe aclarar que se deben tener los recaudos necesarios para lograr contener la enfermedad y volver a restringir los valores de personas contagiadas.

Oficial de la OMS

De hecho, desde la Organización Mundial de la Salud, aclararon hace algunas horas que no sería necesaria una vacunación masiva, dado que se trata de una enfermedad poco trasmisible. La directora del organismo para la Preparación Global contra Riesgos Infecciosos, Sylvie Briand aseguró que si se toman las medidas correctas se podría contener fácilmente.

Los síntomas de la viruela del mono:

  • El periodo de invasión (entre los días 0 y 5), caracterizado por fiebre, cefalea intensa, linfadenopatía (inflamación de los ganglios linfáticos), dolor lumbar, mialgias (dolores musculares) y astenia intensa (falta de energía);
  • El periodo de erupción cutánea (entre 1 y 3 días después del inicio de la fiebre), cuando aparecen las distintas fases del exantema, que por lo general afecta primero al rostro y luego se extiende al resto del cuerpo. Las zonas más afectadas son el rostro (en el 95% de los casos), las palmas de las manos y las plantas de los pies (en el 75% de los casos). La evolución del exantema desde maculopápulas (lesiones de base plana) a vesículas (ampollas llenas de líquido), pústulas y las subsiguientes costras se produce en unos 10 días. La eliminación completa de las costras puede tardar hasta tres semanas.