Buenos Aires.- Anunció el Gobierno que jubilaciones y pensiones aumentarán 15,53% en septiembre y, sólo para los que cobran haberes mínimos, habrá un bono de refuerzo de hasta $ 7.000 por tres meses, que llevará el ingreso mínimo de bolsillo de la clase pasiva a $ 50.353. Se aclaró que ese bono de refuerzo solamente será percibido por quienes cobren hasta dos haberes mínimos y con una fórmula descendiente hasta los $ 4.000, de acuerdo al haber de cada beneficiario.

De esta forma, los jubilados y pensionados tendrán garantizado un salario levemente superior a los $50.000 hasta el próximo aumento que se producirá en diciembre. El incremento responde a la Ley de Movilidad Jubilatoria que obliga a cuatro ajustes anuales.

Ministro Sergio Massa y titular de la Anses Fernanda Raverta, anunciaron el aumento para jubilados.

El anuncio lo realizó el ministro de Economía, Sergio Massa -quien había anticipado la medida el día que asumió- junto con la directora ejecutiva de ANSES, Fernanda Raverta. No se informó cuál será el costo fiscal que insumirán estos recursos.

El incremento alcanza a 6,1 millones de personas y sumando los distintos bonos otorgados el ajuste de las jubilaciones es de 73,3%, 7,9 puntos por encima de la inflación, según el cálculo que realizó ANSES. Como marca la ley vigente, también se incrementan proporcionalmente las otras prestaciones del organismo previsional: la Asignación Universal por Hija e Hijo pasará a ser de $8.471 pesos y de la misma forma se actualizan la Asignación por Embarazo, Asignación Prenatal, Asignación por Nacimiento, Asignación por Adopción, Asignación por Matrimonio y Cónyuge.  

El Gobierno se vio en la obligación de otorgar un bono extra para los haberes mínimos dado que, en caso de aplicarse sólo el porcentaje de aumento derivado de la ley de movilidad (aprobada durante el actual gobierno del Frente de Todos), los jubilados hubiesen llegado a septiembre cediendo varios puntos contra la inflación, que en los últimos tres meses orilla el 20%.

En el caso de las jubilaciones mínimas, el bono permite que el aumento real de bolsillo supere el 33%, lo que empareja un poco las cosas al día de hoy, aunque habrá que ver cuánto más siguen erosionando esos ingresos el aumento constante de los precios. De hecho, en el primer semestre del año la inflación general acumula un alza de 36,2% y 39,9% en alimentos, que es el rubro que más incide en el bolsillo de los beneficiarios de jubilaciones y pensiones.

“A partir de septiembre, ninguna jubilación quedará por debajo de los 50.000 pesos. Con este anuncio, además, garantizamos previsibilidad para lo que resta del año y continuamos protegiendo los ingresos de las familias argentinas”, se ilusionó Raverta.

“Estamos dando un paso más para proteger a los jubilados y las jubiladas. Con esta medida, acompañamos a quienes más lo necesitan y lo hacemos manteniendo el orden en las cuentas por el incremento de la recaudación que representa el adelanto de Ganancias», agregó Massa.

Al respecto, la AFIP publicó hoy una resolución que apunta al cobro anticipado de este impuesto, que impactaría en unas 2.000 empresas y cuyo objetivo es obtener ingresos adicionales por cerca de $ 200 mil millones.