Buenos Aires.- Durante la jornada del 23 de junio los transportistas de carga comenzaron un paro con bloqueo en distintas rutas del país por tiempo indeterminado en reclamo al faltante de gasoil, una medida de fuerza que incluyó retenes de carriles en esos lugares que restringieron los accesos a la Ciudad de Buenos Aires. Los camiones quedaron estacionados sobre la autopista Buenos Aires-La Plata, el cruce de las rutas 12 y 18 en Santa Fe, en la autopista Buenos Aires-Rosario a la altura de la ciudad de San Nicolás, sobre la autopista Rosario-Córdoba y en las provincias de Entre Ríos y San Juan.

«El sector está muy complicado, no sólo por el problema del combustible sino también nos afecta la falta de insumos y no hay acceso a financiamiento cuando los costos no paran de subir» indicó el presidente de la asociación Transportistas Unidos de la Argentina, quienes fueron los que llevaron a cabo el paro, Santiago Carlucci. Por otra parte, el integrante de Cetac Mar del Plata, Pablo Cacace en diálogo con Informar.ar aclaró que en paralelo se reunieron 43 presidentes de distintas cámaras del país que conforman la Fadeaac y «casi por unanimidad consensuamos que no estamos de acuerdo en realizar ni paro, ni piquetes» en las condiciones en las que se dieron.

Cacace aclaró que en realidad se trata de un problema que preocupa al sector por la faltante de divisas y que debido al crecimiento de la actividad económica (en relación al año pasado en pandemia), la diferencia de precios y algunos faltantes para la producción. Señaló que el «el problema del combustible existe, no hay que negarlo y nos está afectando a todos no importa a qué organización pertenezcamos, por ahí en lo que nos diferenciamos es en la forma» e hizo referencia a la falta de previsibilidad de los cortes ocasionados en diferentes puntos del país.

A su vez, el integrante de Cetac señaló que están intentando agotar todas las instancias de diálogo y anunció que están en permanente diálogo con la Secretaría de Energía, de Presidencia y Transporte para evaluar distintos «paliativos para solucionar este tema sobre todo para las empresas que están siendo damnificadas por el faltante de combustible». Al mismo tiempo que anticipó que se están proponiendo la baja de impuestos provinciales, nacionales y cargas sociales, que no forman parte de una respuesta concreta para la solución, aunque insistió en que sólo queda por esperar a que se reacomode la situación del combustible.

Estaba prevista una reunión de acercamiento con el ministro del área Alexis Guerrera, pero los transportistas finalmente no asistieron al enterarse que el titular de la cartera no iba a estar presente. Aunque el Ministerio hizo trascender otra versión sobre el faltazo: «los manifestantes no pudieron ponerse de acuerdo entre ellos con quienes iban a asistir a la reunión en representación del grupo», dijeron en off the record.

Por último, Cacace informó que la situación en Mar del Plata «es casi normal», aclaró que no se registraron faltantes de combustible aunque no descartó la posibilidad de que haya habido alguno puntual en alguna YPF «pero la verdad es que se consigue casi de manera normal». «No sabemos qué va a pasar mañana porque la situación es crítica», no obstante señaló que seguirán en negociaciones para evitar mayores repercusiones.