Buenos Aires.- La oposición unificada dio un paso firme con la aprobación en la Cámara de Diputados del proyecto de boleta única de papel (BUP), pero el Frente de Todos (FdT) que en con sus dos bloques tiene mayoría en el Senado tratará de trabar la iniciativa, por lo que el resultado final es incierto.

La BUP aprobada cerca de la medianoche del miércoles está inspirada en el «modelo cordobés» y logró la media sanción con 132 votos a favor, 104 rechazos y cuatro abstenciones, por lo que el debate se mudará próximamente a la Cámara alta.

Fue exitoso el ensayo de unidad amplia opositora que estrenó Juntos por el Cambio (JxC) junto al interbloque Federal, los liberales y algunos legisladores de fuerzas provinciales y alcanzó para asestarle un duro revés efectivo al oficialismo. Pero para que salga la ley en la Cámara alta será necesario que JxC (la única fuerza opositora que tiene bancas) pueda sumar a un puñado de legisladores oficialistas, y aún después el presidente Alberto Fernández podría ejercer el derecho constitucional al veto y dejar sin efecto la norma.

A los 129 diputados de los bloques opositores que dieron quórum y habilitaron el inicio de la sesión, se sumaron a la hora de votar Rolando Figueroa del Movimiento Popular Neuquino, Victoria Villarruel de La Libertad Avanza y Claudio Vidal de Ser.

Todos los del FdT que estaban presentes votaron en contra y las cuatro abstenciones correspondieron al Frente de Izquierda.

El quorum justo de 129 legisladores fue aportado por 115 diputados de JxC (sólo faltó Mario Negri, por Covid positivo, con previo aviso), los 8 del Interbloque Federal, más los 2 de Juntos Somos Río Negro, los 2 de Avanza Libertad, Javier Milei de La Libertad Avanza y Felipe Álvarez del interbloque Ser.

Consumada la votación, para celebrar el resultado algunos legisladores de la oposición desplegaron en el recinto de la Cámara baja una boleta partidaria gigante.

La oposición liderada por Juntos por el Cambio (JxC) y el Interbloque Federal celebró con aplausos el comienzo de la sesión especial para discutir la reforma política que busca instaurar el sistema de boleta única de papel (BUP) en todo el país. El FdT no participó del quórum, pero una vez iniciada la sesión los comandados por el santafesino Germán Martínez bajaron al recinto y se sumaron a la discusión anotando 20 oradores, la misma cantidad que el resto de las bancadas.

Por la ausencia del titular natural de la cámara, Sergio Massa -viajó a Estados Unidos con el presidente Alberto Fernández-, el mendocino Omar De Marchi (PRO-JxC) presidió la sesión, a partir de las 14.16.

Presidió el mendocino Omar Demarchi, ante la ausencia de Sergio Massa.

Al tomar la palabra, el diputado de Identidad Bonaerense, Florencio Randazzo, ponderó la «gran oportunidad» que tiene el Congreso para «cambiar el sistema de votación», y al respecto dijo que está convencido de que «los cambios en los sistemas electorales deben ser permanentes porque deben acompañar los cambios culturales y tecnológicos».

«Argentina hace un siglo que vota con el mismo sistema», apuntó el ex ministro de Interior y Transporte durante los gobiernos de Cristina Kirchner, que ahora fue uno de los más entusiastas impulsores del cambio de sistema.

En cambio, el diputado del FdT Hernán Pérez Araujo (presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales) defendió la continuidad de la boleta partidaria tradicional (la «boleta sábana») sostuvo que «no hay evidencia empírica» de que el sistema electoral vigente facilite el robo de boletas o el fraude electoral en sus distintas variantes.

El justicialista pampeano, miembro informante del dictamen de rechazo del oficialismo, dijo que no se trata de un sistema amigable con el medio ambiente, y al respecto indicó que las BUP utilizarán un gramaje que las hará «casi de cartón». Por último, Pérez Araujo lamentó que la oposición se conforme con una «victoria pírrica con 130 o 131 votos» en el marco del debate acerca de una reforma electoral que merecería otro tipo de acuerdos más amplios.

A su turno, el diputado de Córdoba Federal Carlos Gutiérrez destacó que en su provincia la BUP se utiliza con éxito desde hace 11 años. «Vayan y pregúntenle a los cordobeses si quieren volver al sistema de boleta anterior», expresó el integrante del Interbloque Federal.

Así, a lo largo de la tarde y la noche se sucedieron las voces a favor y en contra, pero siempre con la perspectiva de que alrededor de la medianoche el proyecto de la oposición unificada conseguiría la media sanción, para que el expediente sea girado al Senado.

Como ya consignó InforMar.ar, el instrumento de votación propuesto en el proyecto de ley se inspira justamente en el «modelo cordobés»: se trata de una boleta que condensa toda la oferta electoral en una única planilla de papel, la cual se divide en filas horizontales para cada una de las agrupaciones políticas que compiten.

Por cada tramo y por cada alianza electoral habrá un casillero vacío. El elector deberá seleccionar solamente una opción por cada categoría: si marca dos o más casilleros el voto se considerará nulo. En tanto, si no marca ningún casillero se considerará voto en blanco en esa categoría específica. No habrá un casillero específico para el voto en blanco.

Una prueba de las boletas propuestas para las PASO ((izquierda) y la elección general (derecha).

El nuevo impuesto la tiene difícil

Para congraciarse con el ala kirchnerista del Frente de Todos, luego de desestimar la propuesta de incrementar las alícuotas de retenciones para desacoplar precios, el Gobierno concretó este miércoles el envío al Congreso del «impuesto a la renta inesperada».

Pese a la expectativa que esa medida genera en un sector del oficialismo para capturar parte de los ingresos excepcionales que las empresas obtuvieron como consecuencia directa de la guerra entre Rusia y Ucrania, lo cierto es que la iniciativa encontrará en la Cámara de Diputados un terreno árido para avanzar.

Allí el oficialismo, sin contar al presidente de la Cámara baja, Sergio Massa (que solo vota en caso de desempate) tiene apenas 117 votos. «Lo veo difícil», confesó Massa en declaraciones a periodistas que cubren el viaje del presidente Alberto Fernández a Estados Unidos para participar de la IX Cumbre de las Américas sobre la viabilidad del proyecto. «Va a costar sacarlo», agregó.

A favor de la iniciativa podrían anexarse los votos de los cuatro diputados del Frente de Izquierda y -con mucho viento a favor- los seis del interbloque Provincias Unidas. Hasta allí, 127, dos menos de los necesarios para evitar una dura derrota.

El riesgo evidente para el oficialismo es servirle en bandeja a Juntos por el Cambio una victoria, con los principales exponentes de ese espacio celebrando en los medios de comunicación por haber impedido la creación de un nuevo impuesto.