A un mes de la firma de la adenda por parte de la Armada Argentina y el Consorcio Portuario por el cual la administración portuaria tomó posesión del varadero de la Base Naval en Mar del Plata por los próximos cuatro años, comenzó el desguace del buque “Magritte”. Según registro del Consorcio Portuario, su último ingreso data del 8 de octubre de 2017.

Gabriel Felizia: «acabar con los barcos inactivos es una prioridad de esta gestión»

El buque es propiedad de la empresa Solimeno. La embarcación se construyó en 1974 en un astillero español y estuvo abandonado en el muelle 2. El desguace que se lleva a cabo en el varadero de la Base Naval, es el primero de una serie que pretende dar más espacio de amarre a las terminales.

En los muelles del puerto marplatense se pueden contar más de una treintena de buques abandonados que representan una grave amenaza. Varios de ellos no navegan desde hace, al menos 2 décadas. Sus licencias fueron traspasadas a unidades mucho más modernas y eficientes, de las mismas compañías propietarias.

El cementerio de barcos es una «bomba ecológica»

Según estudios realizados los buques tienen amianto material altamente contaminante y venenoso. Hidrocarburos, metales pesados, PCB, y demás componentes plásticos no bíodegradables.

Gabriel Felizia, presidente del Consorcio Portuario Regional de Mar del Plata comentó al respecto “el desguace de barcos inactivos y su retiro de los muelles ha sido continuo desde que llegamos con las herramientas que contamos, lo que pasa es que ahora tenemos el varadero de la base naval, que nos va a permitir una continuidad en la tarea a largo plazo, en los próximos 4 años nos va permitir retirar todas las embarcaciones inactivas que están en el Puerto y el orden tiene que ver con el permiso de desguace que le otorga Prefectura Naval Argentina a cada armador».

¿Hay alguna penalidad para las empresas propietarias de los mismos?

La penalidad que existe para los que no hacen el desguace es el costo del pago del inactivo y las multas que si a nosotros nos presentan un plan para realizar las tareas de desguace dejamos de cobrar.

Según Felizia “los permisos de pesca de estos barcos generalmente ya han sido transferidos a otro barco de la misma empresa, por eso los dejan inactivos en el puerto”.

¿Quién paga los costos del desguace?

Los costos del desguace corren completamente por cuenta del dueño del barco o sea el armador.

Así también comentó “la gestión anterior no lo tomó como una cuestión absolutamente necesaria, por eso se fueron acumulando. Cuando llegamos, hace dos años había 50 barcos. Lo pusimos como una prioridad y estamos trabajando en eso”.

El cementerio de barcos en el puerto de Mar del Plata es de vieja data y ha sido calificado como una “bomba ecológica”. La actual gestión del Consorcio Portuario ha comenzado la tarea de desactivarla.