Dos micros que trasladaban a pasajeros que habían realizado compras en el barrio porteño de Flores y regresaban a la ciudad de Mar del Plata, fueron baleados en la noche de este martes 10 a la altura de las localidades de Castelli y Chascomús, respectivamente. No hay heridos.

Ambos episodios ocurrieron sobre la ruta 2, el primero a la altura de la localidad de Castelli, donde uno de los ómnibus fue interceptado por una camioneta blanca y atacado a balazos. En tanto, cerca de la ciudad de Chascomús, fue atacado a disparos el otro micro y, según se informó, los pasajeros debieron tirarse al piso para no sufrir heridas.

Los micros fueron atacados en la Autovía 2, a la altura de Castelli y Chascomús (Foto TN).

Fuentes policiales confirmaron que se trata de dos colectivos de la empresa Microbus, internos 17 y 18, y que, tras la declaración de los choferes Carlos Morgan, de 45 años, y Jorge Bonino, de 47, se estableció que existe «una interna entre empresas de viaje» por este tipo de clientelas de tour de compras.

Los voceros precisaron que, por esa razón, los disparos producidos fueron ocasionados en el motor de ambos rodados para generar destrucción del mismo y producir el cese del viaje.

La empresa de transporte es de Mar del Plata y las unidades regresaban con los pasajeros que habían hecho compras en comercios de la avenida Avellaneda, en el barrio porteño de Flores. Se confirmó que los viajeros son a su vez comerciantes de la calle San Juan, en Mar del Plata, que programaron el viaje para abastecerse de productos para sus locales.

El fiscal de Chascomús Jonatan Robert explicó: «Los dos hechos ocurrieron en horas de la noche del martes, uno entre la zona entre Chascomús y Lezama y el segundo en el cruce de El Salado».

«Tenemos la agresión y muchos testimonios para tomar, pero no tenemos establecido que la camioneta haya intentado detener a los ómnibus. No se puede descartar ninguna hipótesis», añadió en diálogo con el canal de noticias TN.

Por otra parte, Cintia, una de las pasajeras, relató: «Veníamos todos durmiendo, empezamos a sentir ruidos atrás y pensamos que era el ruido del aire acondicionado. Llamé a la coordinadora que viajaba abajo y desde ahí nos gritaron que nos tiremos al piso, que nos estaban tiroteando».

Agregó que según creen, «la intención no fue robarnos ni nada más», sino que «querían paralizar los micros, fue contra la mujer que coordina estos viajes que realiza hace más de 15 años. Es una interna entre empresas», reveló la mujer al canal de noticias, dando una pista sobre los motivos del grave hecho.

Luego dio algunos detalles importantes para la investigación: «Tiraron desde una camioneta blanca. Nos contó nuestro chofer que le iban apuntando. Nos salvamos gracias a los choferes. La camioneta blanca se le cruzó al primer micro llegando a Lezama».

«El personal policial que nos atendió nos dijo que le dispararon a los motores para frenar los micros. En el nuestro hay un disparo en el centro del vidrio trasero. Lo que nos llama la atención es que no los hayan podido frenar en ningún peaje. Nos comunicaron que la camioneta la identificaron en Mar del Plata, pero no a los agresores», finalizó la testigo que viajaba entre los pasajeros.

Del propietario de la empresa

Oscar Stellatelli, de 65 años, es el dueño de la empresa Microbus, propietaria de los micros atacados en la Autovía 2. En declaraciones al portal de noticias Infobae, negó de plano que se trate de alguna represalia: “¿Cómo vamos a andar en algo turbio? ¿Cómo vamos a tener enemigos? Somos tercera generación de empresa, de laburantes, no tenemos ningún problema con nadie”, aseguró.

“Estuve hasta las 2 de la mañana con esto, ojalá supiera”, continuó Stellatelli. Aclaró también que este viaje puntualmente no era directo de su empresa: “El chofer era nuestro, pero el viaje estaba subalquilado” y “volvía del tour de compras”.