En la jornada de ayer en la Cámara de Diputados, además de tratarse la Boleta Única, la Ley de VIH y los Incentivos a la construcción, se aprobó el nuevo marco regulatorio para el consumo del Cannabis Medicinal y cáñamo. Elproyecto de Ley propone que se promuevan mecanismos de autorizaciones para los productores y comercializadores y estrategias de seguridad, fiscalización y trazabilidad en la cadena.

Ayer se realizó la sesión Boleta Única, la Ley de VIH, los Incentivos a la Construcción y la regulación del Cannabis Medicinal

Según un especialista del área, se trata solamente de habilitar a las grandes empresas a generar el cultivo y comercialización de manera legal, dado que con la aprobación de la ley 27.350 en 2020 los que realmente necesitan cuentan con REPROCANN. Tiempo después de la reglamentación que hoy es modificada, se creó el programa que le permite según un registro médico previo a las personas que necesitan la medicación acceder a ella.

Según el reglamento de Reprocann las personas que requieren de un tratamiento con cannabis medicinal, quedan habilitados para ser cultivadores o asignar a un tercero para que lo haga. La autorización primaria la debe hacer un médico que le diagnostíque a la persona una enfermedad que tenga por análisis recomendada la utilización de esta medicina, luego otro médico certifica el diagnostico y en caso de ser aprobado, se genera la habilitación.

Un médico que trabaja en el Registro, manifestó sus dudas sobre la aprobación de la última reglamentación, ya que sólo beneficiaría a las grandes empresas y que las personas que necesitan efectivamente el cannabis medicinal ya cuentan con la posibilidad de acceder de manera legal al producto. Sustuvo que no sabe cuáles serían los beneficios efectivamente del aprobación para el nuevo marco regulatorio.

La diputada nacional, Graciela Camaño, fue una de las personas que se manifestó en contra del nuevo marco e indicó que está de acuerdo con la investigación y que la ley 27.350 puede tener modificaciones para seguir avanzando en la reglamentación y no es necesaria la última aprobación. Detalló que «lo que se ha venido a plantear en esta ley es una super estructura burocrática, se crean 6 subsecretarías, que son ministerios prácticamente, con todo un espectro de financiamiento abierto y delegado al Poder Ejecutivo, que va a tener la facultad de crear tasas para la financiación».

Camaño indicó que la propuesta fue respaldada por el Ministro de la Producción, quien le detalló a las Cámaras que, en ese momento el proyecto, podría generar 10 mil puestos de trabajo y generar en el mercado interno 500 millones de dólares. Aunque aclaró que no cree que sea propicio para la salud de los ciudadanos argentinos.

La aprobación de la ley, genera un campo de investigación y legalización para saber cuáles son las mejores opciones tanto para el Cannabis Medicinal y el cáñamo, que actualmente se encuentra con algunas confusiones en cuanto a la legalidad. Pero la diputada sostuvo, al igual que el médico, que no era necesaria la aprobación dado que la ley previa garantizaba la producción para las personas que necesitan la enfermedad.

Lo cierto es que el uso de Cannabis Medicinal es útil para muchas dolencias del cuerpo y que el cáñamo tiene usos para la creación de telas y alimento, la ausencia de un marco regulatorio que permita avanzar en las investigaciones nacionales era un impedimento. La habilitación del comercio industrial del mismo, puede ser contraproducente pero es real que Argentina se encuentra atrasada en la materia y posiblemente, esta aprobación genere nuevos conocimientos que permitan tener un marco más amplio sobre los beneficios de los productos.