Daniel Scioli, sentado en primera fila en el acto por YPF en Tecnópolis, junto al secretario presidencial Julio Vitobello. Asumirá como ministro de Desarrollo Productivo.

La interna en el oficialismo parece no tener fin, más bien se agiganta. Este sábado el presidente Alberto Fernández le pidió la renuncia al Ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, luego de que la vicepresidente Cristina Kirchner acusara al ahora ex ministro de armar una operación de prensa en su contra.

El enojo de la vicepresidente, expresado por Twitter, obró como una orden para el mandatario, que horas después echó al ministro más leal que tenía en el gabinete y anunció que lo va a reemplazar Daniel Scioli, actual embajador en Brasil. Seguramente se aseguró antes de que ese nombramiento no sería objetado por CFK.

Una vez desatada la tormenta y ante la perplejidad de los observadores externos al Gobierno, desde Olivos el jefe de Estado se comunicó telefónicamente con Scioli para transmitirle su decisión de que asuma al frente del Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación.

Según consignó el portal Infobae.com, citando a fuentes gubernamentales directas, “Alberto (Fernández) lo llamó (a Scioli) y le dijo: ‘Me gustaría que te sumes. En este momento necesito de vos. Daniel le respondió que estaba a su disposición para ayudar en lo que necesitara y que reconocía que este es un momento en el que hay que poner el hombro”, revelaron. La respuesta fue obvia, porque poco después, pasadas las 21, la vocero Cerruti confirmaba el nombre de Scioli como reemplazante de Kulfas.

Pero quien hasta el momento es el embajador argentino en Brasil -y que en 2015 fue candidato presidencial del kirchnerismo derrotado por Mauricio Macri- asumirá el cargo recién en la próxima semana, luego de que Fernández regrese del viaje que emprenderá este martes rumbo a Estados Unidos para participar de la Cumbre de las Américas.

Otras fuentes de la Casa Rosada detallaron que Scioli le agradeció al jefe de Estado por el ofrecimiento y le comunicó que espera «poder resolver temas pendientes en Brasil», personales y diplomáticos, antes de regresar a la Argentina.

La última aparición pública de Scioli en la Argentina fue este viernes en el acto por los 100 años de YPF, en Tecnópolis, cuando estuvo sentado en primera fila. Fue pocas horas antes de que se desatara este nuevo enfrentamiento interno que provocó el despido de Kulfas.

Matías Kulfas, despedido del ganete luego del enojo de Cristina Fernández avalado por el Presidente.

La disputa y la salida

El despido de Kulfas y la nominación de Scioli fueron confirmados por la vocero gubernamental Gabriela Cerruti, y vuelven a poner en escena el resquebrajamiento del Frente de Todos que continúa incluso horas después del acto en Tecnópolis que compartieron para las fotos Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

El tema que terminó de eyectar a Kulfas del gabinete fue una información en off difundida desde su equipo de Prensa que señalaba que los funcionarios cristinistas que manejan ENARSA habían armado una «licitación a medida de Techint» para adquirir los materiales necesarios para la construcción del gasoducto Néstor Kirchner.

Ese off the record provocó la furia de los aludidos quienes tras consultar con el Instituto Patria, tuitearon una dura respuesta en nombre de la propia empresa estatal creada a fines de 2004: «A la categoría de `funcionarios que no funcionan´, planteada en el año 2020 por la vicepresidenta, ahora se le agrega la de funcionarios del off que además de no saber, mienten y utilizan al periodismo para hacer operaciones políticas en contra de la vicepresidenta».

Los cristinistas de Enarsa editaron una captura de pantalla del mensaje en off difundido a periodistas por la cartera que -todavía- conducía Kulfas, y rebatieron las críticas hechas: «No sólo es grave, sino muy penoso y sobre todas las cosas, incomprensible, que una obra de la magnitud e importancia para la Argentina y para el propio Gobierno, como lo es el gasoducto Néstor Kirchner, sea objeto de este tipo de acciones«.

En minutos se desató un infierno mediático y por las redes sociales. Se involucró la vicepresidente haciendo causa común con los suyos, obviamente, y replicó el comunicado de Enarsa. A través de un posteo en su cuenta de Twitter calificó como «penoso» el armado de operaciones en off the record para perjudicarla en torno a la licitación del gasoducto Néstor Kirchner. «Muy injusto y, sobre todo, muy doloroso que este tipo de ataques lo ejecuten funcionarios del propio gobierno del Frente de Todos», publicó Cristina Kirchner.

Minutos después y antes de reclamarle la renuncia a Kulfas, Alberto Fernández también se subió a las redes, en este caso para respaldar a la vicepresidente: «Comparto la respuesta dada por @Energia_ArgOk a una publicación fundada en un supuesto off salido de funcionarios del Gobierno. Confío en la integridad moral y en la idoneidad de quienes llevan adelante la licitación del Gasoducto Néstor Kirchner«, publicó el mandatario.

Y agregó «Es éticamente reprochable hablar en off en desmedro de otro. Así siempre lo he expresado públicamente. No avalo esos procederes y comparto el malestar expresado por @CFKArgentina. El debate que debamos dar, démoslo con responsabilidad».

Agustín Rossi va a la AFI

Al margen de la disputa que terminó con la gestión de Matías Kulfas, se oficializó también este la designación del exministro de Defensa Agustín Rossi como nuevo titular de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), en reemplazo de Cristina Caamaño, interventora nombrada en diciembre de 2019 y que nunca fue confirmada por el Senado como marca la ley.

El presidente Fenández designó ahora al santafesino al frente del organismo de inteligencia nacional y precisó que enviará su pliego al Senado. «El día lunes concluye la intervención dispuesta en la Agencia Federal de Inteligencia. Cristina Camaño llevó adelante el organismo con notable esfuerzo y honestidad. Con ella pusimos fin a los sótanos de la democracia . Mi eterna gratitud por su trabajo y su compromiso», señaló el jefe de Estado en su cuenta de Twitter.