Buenos Aires.- El presidente Aberto Fernández, hizo su intervención en el 77° Período de sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en ese marco se refirió a los «discursos extremistas» que se profundizaron durante la pandemia y los resultados económicos que se tuvieron producto de la cuarentena. En ese sentido, hizo referencia a los hechos ocurridos en la puerta de la casa de Cristina Fernández y la catalogó como «experiencia dramática».

Intervención del presidente Alberto Fernández en la Asamblea General de la ONU.

Fernández, también indicó que la desigualdad que hay en el mundo colabora con los extremismos y sostuvo que se debería trabajar en conjunto para evitar que la situación empeore. «Es imperioso que cesen todas las hostilidades desatadas, por ese motivo necesitamos trabajar unidos y recuperar la paz en la disputa iniciada con el avance militar de la Federación Rusa sobre el territorio de Ucrania» expuso en su presentación.

Agradeció por el apoyo de diferentes Estados a Argentina por la renegociación de la Deuda Externa, y no tardó en desprenderse del prestamos solicitado, aclarando que no fue en su gestión pero que aún así se está haciendo cargo de los pagos. Comprometió al país en ser uno de los principales suministradores de alimentos de calidad y tecnología en torno a ello, y se refirió a las potencialidades que existen en Argentina, al tiempo que aclaró que no se podrá concretar si no se garantiza un mercado más igualitario.

Con el eje puesto en la inflación mundial se refirió a los principales problemas que tiene la República en la actualidad, solicitó que se levanten los bloqueos de Cuba y Venezuela y agradeció por la confianza de ser seleccionados para presidir el Consejo de Derechos Humanos. Por otra parte, solicitó que sea oído el pedido de reconocer a las Islas Malvinas como Argentinas y solicitó que se le ponga fin a «este disputado pedido de soberanía».