Empresarios de pymes advirtieron que la actividad de las fábricas se encuentra en un «punto de inflexión» debido al sistema de control de importaciones y reclamaron al Banco Central que cambie los criterios para asignar los cupos de divisas para comprar insumos desde el exterior.

El presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA) Daniel Rosato, afirmó que en la actual coyuntura «se juega la profundización o el estancamiento del modelo industrial» y propuso «privilegiar a las fábricas por sobre el resto de las actividades» a la hora de asignar dólares. «Para seguir creando trabajo, es clave que se redefinan estrategias para que las fábricas cuenten con los insumos y materias primas necesarias para producir, abastecer al mercado interno y exportar», insistió el empresario.

El presidente de Industriales Pymes Argentinos (IPA), Daniel Rosato, reclamó cambios al BCRA.

De acuerdo con datos del balance cambiario del Banco Central, en marzo la venta de dólares para la importación creció 6,8% respecto de igual período de 2021, mientras que las exportaciones crecieron 23%. Aunque hay que tener en cuenta que la comparación es con un período en el que la actividad industrial recién salía de lo más recesivo de la cuarentena prolongada, extendida una y otra vez por el Gobierno.

En abril el Banco Central (BCRA) ajustó el cepo sobre los dólares financieros al establecer que en las ventas sobre un monto de US$600 los bancos tengan la obligación de informar a la Unidad de Información Financiera (UIF). En marzo, en el BCRA se vendieron US$6.1171 millones que resultó ser la segunda cifra más alta desde diciembre de 2013, ya que, en agosto del año pasado se vendieron US$6.198 millones.

Al respecto, Rosatto propuso una serie de medidas para lograr el pleno desarrollo «destinando todos los recursos y desplegando nuevas estrategias para abastecer al crecimiento de las pymes», de modo de lograr la creación de más empleo «para recuperar los puestos de trabajo perdidos desde 2015».

El presidente de IPA sugirió «establecer un criterio productivo/industrial para asignar el cupo de importaciones». Al respecto reclamó derogar la comunicación «A» 7466, emitida hace dos meses por el BCRA, al sostener que la medida «deja en manos de un cálculo porcentual la definición de contar, o no, con insumos o materias primas clave para producir», lo que se convierte en un «atentado contra el desarrollo pyme industrial».

Esa medida restrictiva establece que una empresa puede tener acceso libre a dólares por una cifra igual a la del año pasado más el 5% o más el 70% en comparación con 2020. Las empresas sostienen que el crecimiento de la actividad de este año está en ascenso y que por ello, la demanda excede a la oferta del BCRA.

«Necesitamos que las medidas de comercio exterior se diseñen con criterios dentro de la industria, pero que siempre se privilegie la importación de las pymes industriales. Por eso también debe anularse la posibilidad de importar y pagar a los 180 días, porque sostenerse la situación actual sólo diez grandes empresas se van a quedar con los dólares de la economía en seis meses, ya que son las únicas que tienen la espalda para aguantar tanto tiempo», alertó.

Rosato señaló también que se reunieron con funcionarios del BCRA para «plantear las urgencias de las Pymes industriales, quienes están en alerta por la falta de insumos y materias prima ante un posible parate de las fábricas».