Desde hace años, la Orquesta Sinfónica Municipal está en crisis. En mayo, desde el bloque de concejales del Frente de Todos, solicitaron al gobierno municipal la realización de gestiones para cubrir las vacantes a través de una «urgente convocatoria» a los concursos.

La Banda Municipal de Música de Mar del Plata se creó allá por el año 1887, doce años después que se fundara Mar del Plata.

El expediente elevado por la oposición hacía referencia a las denuncias que realizó el propio organismo municipal que daba cuenta de la «situación de extrema precariedad» con más de 20 cargos desocupados, además de «contratos precarios por concierto», que ofreció la Secretaría de Cultural municipal como respuesta.

A esta problemática, se suma la preocupación por los puestos que quedarán libres tras las jubilaciones. Los cargos sin cubrir son: un concertino, dos primeros violines, un segundo violín, una viola de fila, un solista de violonchelo, un violonchelo de fila, un solista de contrabajo, un contrabajo de fila, un segundo oboe, un segundo clarinete, un segundo corno, una tercera trompeta, un solista de timbal, un suplente de solista de timbal, un violín de fila, un violonchelo de fila, un solista de flauta, un archivista, un copista, un utilero y un secretario.

Así, concejales del bloque opositor llegaron a un acuerdo en abril entre el Sindicato de Trabajadores Municipales y la Secretaría de Cultura Municipal para fijar la cobertura de cargos vacantes en la Orquesta. En el acta, se establecía la designación de tres cargos en marzo, tres en julio y otros tres para septiembre, mientras que los ocho restantes serían para 2023.

En diálogo con Julio Lagos en Radio Rivadavia, el histórico percusionista de la Orquesta, Daniel Izarriaga, aseguró que «la Sinfónica está pasando un momento muy terrible. Si Astor quisiese de vuelta hacerse este concierto con la Sinfónica, no podría». A su vez, agregó: «Se está quedando sin músicos, ya tiene casi la mitad de los que tenía hace unos años porque no se llama a concursos. Se muere la gente, se jubilan o se van y queda la vacante ahí».

A un mes del expediente, todo sigue igual

A principios del corriente mes, músicos integrantes de la Orquesta elevaron al Concejo Deliberante un detalle acerca de la situación por la que están atravesando. Ante este panorama, ediles de la Comisión de Educación y Cultura resolvieron citar al secretario de Cultura, Carlos Balmaceda, para que de explicaciones al respecto. En tanto que la directora de la orquesta, María Laura Muñiz, presentó su renuncia.

Daniel Rivera, integrante de la Orquesta desde hace más de 30 años, señaló: “Nuestra problemática es la de un enfermo terminal que en los últimos años necesitó medicación y careció de ella. Hemos perdido partes vitales que son integrantes que se han ido por jubilaciones y renuncias. Estamos heridos de muerte” y sumó “Necesitamos en forma perentoria que el Concejo Deliberante convenza al Ejecutivo que la precariedad de la salud de este paciente amerita un trato urgente”.

Por su parte, Carmen Domínguez, integrante del Centro Cultural América Libre, señaló que Balmaceda ni siquiera «contesta los mails y los mensajes» y confesó que con el área de Cultura «no hay confianza porque se cortó el diálogo».